Aerolíneas piden alternativas a la prohibición de portátiles y tabletas en los aviones


Ante la prohibición de uso de portátiles y tabletas dentro de los vuelos desde Oriente Próximo y el norte de África, el grupo mundial de aerolíneas instó a los gobiernos a buscar alternativas, ya que la medida podría costar a los pasajeros alrededor de mil 100 millones de dólares al año y crear nuevos riesgos para la seguridad.

Madrid, España, 17 de mayo de 2017 (D58).- El grupo mundial de aerolíneas instó a los gobiernos a buscar alternativas a extender la prohibición actual de dispositivos electrónicos de gran tamaño, al afirmar que tal medida podría costar a los pasajeros alrededor de mil 100 millones de dólares al año y crear nuevos riesgos para la seguridad.

Los expertos estadounidenses se reunirán para discutir la seguridad de la aviación y el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos aseguró que era probable que se extendiera la prohibición de portátiles y tabletas en cabina, que actualmente afecta a los vuelos desde Oriente Próximo y el norte de África.

Las aerolíneas, los aeropuertos y los sindicatos de pilotos expresaron su preocupación por este tema y los posibles riesgos de incendio al colocar un número elevado de dispositivos con baterías de litio en la bodega. Responsables de la UE también pidieron a Estados Unidos que compartan sus informaciones, diciendo que no ven pruebas que justifiquen las restricciones.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que representa a 265 aerolíneas, comentó que las actuales restricciones en portátiles en cabinas en vuelos desde Oriente Próximo y el norte de África afectan a 350 vuelos a la semana y este número podría elevarse a unos 390 vuelos al día si se ampliara la prohibición a las rutas a Europa.

En una carta dirigida al jefe de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, y al Comisario de Transporte de la UE, Violeta Bulc, el jefe de la IATA, Alexandre de Juniac, instó a los gobiernos a considerar alternativas a la prohibición, como métodos para detectar trazas de explosivos en los controles aeroportuarios, un mejor entrenamiento del personal y la intervención de expertos que detectan comportamientos anormales en los pasajeros.

«Estas medidas alternativas también evitarían la concentración de dispositivos alimentados por batería de litio en la bodega de los aviones, lo que se considera una amenaza adicional de seguridad», escribió De Juniac en su carta.

En base a sus propios datos y los de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos, IATA estimó que extender la prohibición actual costaría a los pasajeros 655 millones de dólares al año en pérdida de tiempo productivo, 216 millones en viajes más largos y 195 millones en bienestar reducido.

La asociación de aeropuertos ACI Europe dijo que entre el 60 y 0 por ciento de los pasajeros que utilizan aeropuertos europeos embarcan con portátiles y tabletas y cualquier extensión de las restricciones requeriría un gran aumento en el personal de seguridad en los aeropuertos.

Redacción: Reuters
Edición: Carreño, Reina
Fotos: Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *