Estudios comprueban la efectividad de las vacunas contra el cáncer

Cada vez son más frecuentes los estudios científicos que descubren características sobre en cáncer, con el fin de conseguir una cura. Asimismo, recientes ensayos clínicos ponen en evidencia la efectividad de las vacunas para combatir la aparición de los tumores cancerosos.

Boston, Massachusetts, USA, 09 de julio de 2017 (D58).- Estudios recientes han evidenciado que las vacunas han evitado la reaparición y han frenado el avance de tumores en personas con cáncer que presentan mutaciones determinadas.

También, las vacunas contra el cáncer personalizadas ya habían logrado reacciones inmunes en el ser humano, pero ambos estudios son los primeros en evaluar que estas respuestas pueden combatir con éxito los tumores.

De igual forma, aparecen nuevos tratamientos del cáncer, dirigidos al sistema inmunológico, combinando con la inmunoterapia.

En el primer estuidio, dirigido por Catherine Wu en el Instituto de Cáncer Dana-Farber en Boston, Massachusetts, se trató a seis personas con melanoma, un tipo de cáncer de piel.

Para cada individuo formularon una vacuna que contenía hasta 20 fragmentos de proteínas correspondientes a las mutaciones en sus tumores.

Del mismo modo, los investigadores , dirigido por gur Sahin, de la Universidad de Mainz en Alemania, trató a 13 pacientes con melanoma.

Para ello se utilizaron vacunas que contenían ARN que codifica hasta 10 proteínas mutadas en cada paciente.

Los ocho pacientes que no tenían tumores visibles, en el momento de la vacunación permanecieron libres de tumor, más de un año después.

las vacunas contra el cáncer funcionan de manera similar a las utilizadas en las enfermedades infecciosas; las células cancerosas, en este caso, se mezclan con agentes que estimulan una respuesta inmune.

La mezcla se inyecta en el paciente, con la esperanza de desencadenar un ataque inmune lo suficientemente fuerte para vencer al invasor.

Sin embargo, los componentes de las vacunas se adaptan a cada paciente y se administran una vez aparecida la enfermedad, en vez de tener como fin, prevenir su aparición.

Las estrategias personalizadas permiten una mayor efectividad ya que cada vacuna se adapta a los conjuntos de mutaciones tumorales específicos que posee cada persona.

Redacción y fuente: Nelson Algueida / Últimas Noticias
Edición: Vera, Raquel
Fotos: Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *