Equilibrio mental, espiritual y corporal solo depende de ti

En la vida encontrará una serie de factores, externos e internos, que influye en tu equilibrio mental, corporal y espiritual, pero será tu modo de reaccionar lo que haga un cambio, por eso es tan importante el conocimiento personal que tengas de ti misma, por ello hoy queremos hablarte sobre el equilibrio, ese que solo depende de ti y que te ayudará a enfrentar todo lo que surja de la mejor manera.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 10 de agosto de 2017 (D58).- Cuando hablamos de equilibrio nos referimos a ese balance o esa buena medida que hay entre todos los aspectos personales, coorporales, mentales, sentimentales, profesionales, etc., que influyen de forma directa o indirecta en nosotros.

Estar en equilibrio implica mantener la dosis exacta de cada una de esas cosas para poder vivir con plenitud y tranquilidad. También es el que nos permite balancear las cosas positivas y las que no lo son tanto para poder descartarlas y avanzar.

Conseguirlo no siempre es fácil, sin embargo anda, es imposible solo debes conseguir una estabilidad en la que te sientas segura, poderosa y en paz.

Por eso te daremos algunos rituales que puedes aplicar cada día y que te ayudarán a conseguir ese equilibrio que tanto buscas.

La mente es muy poderosa así que cuando inicias tu día con buen pie la preparas para estar activa y abierta a las mejor posibilidades.

El equilibrio mental, espiritual y corporal depende de ti

  • Cada mañana antes de salir de casa prueba arreglar tu cama. Al despertarte quizá no sea en lo primero que pienses pero si al hacerlo dejas tu cama hecha envías a tu mente la señal de organización.
  • Aliméntate. Comer bien todas tus comidas ta dará energía, satisfacción y bienestar, más aún si comes de forma saludable. No olvides beber agua durante todo el día cada vez que lo requieras. Incluye en tu dieta vitamina D y magnesio, esto puedes encontrarlos en huevos, salmón, sardinas o atún.
  • Hay dos factores esenciales para vernos y sentirnos bien: el tener suficientes energías para enfrentar el día a día y tener la confianza para hacerlo. Por eso, hacemos incapie en el cuidado mental y físico. La clave para lograr ambos es descansar bien y cuidarnos.
  • Consentirse a uno misma, verse y sentirse bien son cosas que suben el animo a cualquiera, así no vayas a una fiesta o ni verte con nadie ese día arreglate para ti, lava tu rostro, ponte algo bonito o cómodo y haz esos rituales que te hacen sentir esplendida.
  • Consiente tu piel. Esta es la capa externa de tu cuerpo, protectora del organismo y por ende, nuestra armadura. Ponerte cremas o aceites y masajearte cada noche, eso hará sentir tu piel radiante y fresca, activará tu drenaje linfático, haciendo que la piel se depure y elimine toxinas. Además, estimula la dopamina, hormona producida por el organismo y que alienta funciones del cerebro, como la actividad motora, motivaciones, el sueño, el humor, aspectos de la atención, y el aprendizaje.
  • Relájate. Hacer ejercicios de respiración, trotar, tomar el sol, poner velas aromáticas, tomar una siesta o meditar están entre los principales trucos para sentirse bien.

Desconecta

  • Olvídate por un rato de los grupos de Whatsapp, de los problemas del trabajo, las noticias o incluso las personas con las que convives concántrate en ti, escribe, lee o haz algo que sea por ti y para ti.
  • Duerme como princesa. Sabemos que trabajas mucho así que si quieres pasar un fin de semana en la cama de vez en cuando, no será un problema. Date ese gusto, aunque la idea es mantenerte activa, algunas veces solo necesitas descansar. Así que oye las necesidades de tu cuerpo y no olvides cumplir tus horas de sueño: entre 4 y 6 horas cada noche.
  • Una buena higiene también será parte importante para que te sientas revitalizada, así que no des por sentado una fresca ducha si quieres obtener el equilibrio en tu vida.

Redacción y fuente: Agencia
Edición: Vera, Raquel
Fotos: Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *