30 de noviembre Día Internacional de Lucha contra los Trastornos Alimentarios

Cada 30 de noviembre, es el día internacional de la lucha contra los trastornos alimenticios. Conocer, enfrentar y aceptar el trastorno es uno de los principales retos para todos aquellos que lo padecen o que tienen alguien cercano en esa situación. Nadie dijo que sería fácil, pero el solo hecho de identificarlo podría salvar una vida.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 30 de noviembre de 2017 (D58).- La información, la ayuda profesional y familiar son puntos clave para determinar el diagnóstico y tratamiento de un paciente que sufra de estos trastornos que se han convertido en el problema principal de muchos niños y adolescentes que viven con esta sombra hasta su adultez.

¿Qué son los TCA (trastornos de la conducta alimentaria)?

Son caracterizados por periodos de hábitos incontrolables e impulsivos de la ingesta alimentaria, que por lo general son experimentados por la búsqueda de satisfacer agentes externos que nada tienen que ver con la alimentación para la nutrición de la persona. En este sentido, la persona puede pasar de estados esporádicos por la ingesta ausente o excesiva de alimentos, hasta periodos largos, todos relacionados con el consumo que traspasa los limites razonables de una alimentación normal.

Los trastornos pueden estar asociados a otros trastornos mentales como obsesión, depresión, angustia u otros. Sin embargo, no se puede generalizar ya que los grados pueden ser desde leve a grave, por lo que podrían incluirse uno o más trastornos asociados.

Los trastornos alimentarios son muy complejos, pero de acuerdo al Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales (DSM IV) la anorexia nerviosa y la bulimia son los desordenes más comunes.

Criterios para el diagnóstico de la Anorexia nerviosa:

A. Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y la talla (por ejemplo: pérdida de peso que da lugar a un peso inferior al 85 % del que se espera o fracaso en conseguir el aumento de peso normal durante el período de crecimiento, dando como resultado un peso corporal inferior al 85 % del peso esperable).

B. Miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso cuando se está por debajo del peso normal.

C. Alteración de la percepción del peso o la silueta corporal, exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que comporta el bajo peso corporal.

D. En las mujeres pospuberales, presencia de amenorrea; por ejemplo, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos. (Se considera que una mujer presenta amenorrea cuando sus menstruaciones aparecen únicamente con tratamientos hormonales, p. ej., con la administración de estrógenos).

Tipo restrictivo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el individuo no recurre regularmente a atracones o a purgas (provocación del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas).

Tipo compulsivo/purgativo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el individuo recurre regularmente a atracones o purgas (inducción del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas).

Criterios para el diagnóstico de bulimia nerviosa

A. Presencia de atracones recurrentes. Un atracón se caracteriza por:

1. Ingesta de alimento en un corto espacio de tiempo, como un período de dos horas en cantidad superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un período de tiempo similar y en las mismas circunstancias.

2. sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento como la sensación de no poder parar de comer o no poder controlar el tipo o la cantidad de comida que se ingiere).

B. Conductas compensatorias inapropiadas, de manera repetida, con el fin de no ganar peso, como son provocarse el vómito; uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos; ayuno y ejercicio excesivo.

C. Los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas tienen lugar, como promedio, al menos dos veces a la semana durante un período de tres meses.

D. La autoevaluación está exageradamente influida por el peso y la silueta corporales.

E. La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de la anorexia nerviosa.

Tipo purgativo: durante el episodio de bulimia nerviosa, el individuo se provoca regularmente el vómito o usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso.

Tipo no purgativo: durante el episodio de bulimia nerviosa, el individuo emplea otras conductas compensatorias inapropiadas, como el ayuno o el ejercicio intenso pero no recurre de forma regular a provocarse el vómito ni usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso.

¿Cuáles son los factores que lo originan?

No existe un solo factor que devenga en los desordenes alimenticios. Por el contrario existen múltiples causas que desencadenan conductas previas asociadas a los desordenes alimenticios. Sin embargo, estos trastornos podrían estar relacionados en gran parte por factores psicológicos no necesariamente asociados directamente a la bulimia o anorexia, de los que la depresión puede ser un detonante, por referencias distorsionadas de la imagen corporal y de la autoestima, así como trastornos de ansiedad. Otro factor importante reside en los cambios del esquema corporal específicamente en occidente, asi lo cree la psicóloga Carmen E. Gonzalez, quien añade:

Estos cambios han sido muy fuertes sobre todo para las mujeres y esto puede ser reforzado por la globalización, así como el ideal de belleza implícito en los cánones de belleza.

Tratamiento

Existen muchas técnicas para llevar a cabo un tratamiento efectivo con el trastorno pero deberían estar apoyadas por un proceso integral entre un tratamiento psicológico, nutricional y farmacológico. La primera esta dirigida a cambiar a través de ayuda de un profesional, los pensamientos distorsionados entre otros factores involucrados dentro del trastorno.

La segunda permite controlar de forma competente los hábitos alimenticios del paciente y la tercera es para aquellas personas que necesiten fármacos para complementar el tratamiento psicológico.

Redacción con fuente: Google
Edición: Villasmil, Henry
Gráficas: Google

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *