Descubren una gigantesca criatura que convivió con los dinosaurios

Hace más de 200 millones de años, un mamífero que pesaba más que una ambulancia moderna y medía unos 4,5 metros de largo y 2,6 metros de altura, caminó una vez por la Tierra junto a los dinosaurios. Hablamos de Lisowicia bojani, una gigantesca criatura más grande que un elefante que caminó como los hipopótamos o rinocerontes de hoy día y, a pesar de su tamaño increíble, sobrevivió gracias a las plantas durante el Período Triásico.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 28 de noviembre de 2018 (Noticias D58).- Anteriormente, los paleontólogos pensaban que estas criaturas masivas «se retiraban a las sombras mientras los dinosaurios se alzaban y crecían hacia tamaños enormes», comenta Grzegorz Niedzwiedzki, líder del trabajo que recoge la revista Science.

Se creía que estos animales se desplazaban por el suelo en lugares como África, Asia y América del Norte y del Sur. Sin embargo, un nuevo descubrimiento del espécimen fosilizado más completo descubierto en Europa anula este «cuadro establecido» de la vida en aquellos momentos de la historia.

«Creemos que es uno de los descubrimientos de fósiles más inesperados del Triásico de Europa. Quién habría pensado alguna vez que existía un registro fósil de semejantes primos gigantes de los mamíferos de tamaño elefante en esta parte del mundo», dijo Niedzwiedzki.

«Hasta ahora, los gigantismos en el Triásico parecían ser dominio completo de los dinosaurios, y los dicinodontes Triásicos previamente conocidos eran sustancialmente más pequeños», aclaran los expertos. «El descubrimiento de Lisowicia sugiere que los factores ecológicos generales pueden haber sido el proceso de conducción clave en lugar de los atributos específicos de los dinosaurios».

Los investigadores creen que Lisowicia bojani se convirtió en un herbívoro especializado que se adaptó a las necesidades de su entorno. Para empezar, varias características en sus extremidades (como una «escápula masiva») sugieren que eran animales posturales, que se movían en posición vertical sobre cuatro patas para alcanzar los alimentos.

Casi del tamaño de un elefante y con un peso estimado de 9.000 kilogramos, los expertos afirman que este aumento en el tamaño corporal también podría haber sido impulsado por la necesidad de protegerse contra grandes depredadores o como una forma de maximizar la retención de alimentos y la ganancia de energía.

«Básicamente, la anatomía de Lisowicia no se diferencia mucho de los otros dicinodontes, pero muestra algunas características anatómicas únicas (como las vértebras cervicales, esternón) desconocidas en otros dicinodontes. Lisowicia es el miembro más joven (geológicamente) y más grande de la línea de los dicinodontes», continúa Niedzwiedzki, añadiendo que estas criaturas son los parientes de mamíferos de la familia dicinodontos, un grupo de sinápsidos que incluye a los mamíferos y sus ancestros.

Pero esta evolución no sucedió de la noche a la mañana. El equipo cree que Lisowicia tardó alrededor de 20 millones de años en llegar a su pantagruélica figura, con un aumento gradual de tamaño similar al de los dinosaurios y luego a los linajes de los mamíferos.

Como señalan los autores, la investigación sugiere que la historia de estos animales gigantes está probablemente «mal documentada» respecto a lo que se creía anteriormente y que la excavación en Europa pone en tela de juicio ciertas creencias sobre el animal y su rango geográfico, lo que abre el potencial para nuevas investigaciones y una mayor comprensión de estos gigantescos animales y el mundo en el que vivieron.

Redacción: Sarah, Romero / Referencia: T. Sulej el al., «An elephant-sized Late Triassic synapsid with erect limbs», Science (2018).
Edición: Villasmil, Henry
Gráficas: Tomasz Sulej and Grzegorz Niedzwiedzki / Karolina Suchan-Okulska

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *