Venezuela cierra frontera con Colombia donde Guaidó espera la ayuda humanitaria

El opositor Juan Guaidó desafió a Caracas y llegó el viernes a Cúcuta para coordinar el ingreso de medicinas y alimentos a su país pero el gobierno de Nicolás Maduro cerró el paso fronterizo por donde el sábado deberían entrar esos suministros. La vicepresidenta de Venezuela Delcy Rodríguez anunció por la noche el bloqueo de tres puentes del estado de Táchira, fronterizo con Colombia, «debido a las serias e ilegales amenazas intentadas por el Gobierno de Colombia contra la paz y la soberanía de Venezuela».

Caracas, DC, Venezuela, 23 de febrero de 2019 (Noticias D58).-  Caracas considera que la asistencia humanitaria es la avanzadilla de una intervención militar extranjera. Por eso, ya a comienzo de mes bloqueó con contenedores y otros obstáculos el puente Tienditas, también en el estado de Táchira.

Venezuela cerró también la frontera con Brasil y toda comunicación con Curazao, en las Antillas Holandesas. En ambos lugares se han juntado toneladas de víveres y remedios donados para ser enviados a Venezuela.

Guaidó, presidente del Congreso de Venezuela, convocó a que esa ayuda ingrese este sábado al cumplirse un mes de proclamarse presidente en ejercicio para luego fue reconocido como tal por más de medio centenar de naciones con Estados Unidos a la cabeza.

De 35 años, Guaidó sorprendió al aparecer en un multitudinario concierto en la frontera con Venezuela tras eludir una orden de no abandonar su país.

El líder opositor apareció al cierre del espectáculo convocado por el multimillonario británico Richard Branson en el lado colombiano de un puente que divide a los dos países.

«La pregunta es cómo llegamos aquí hoy cuando prohibieron el espacio aéreo, prohibieron todo tipo de zarpe marítimo, obstaculizaron las vías (…) Estamos aquí precisamente porque las fuerzas armadas también participaron en este proceso», señaló Guaidó.

A aproximadamente un kilómetro de allí, en el lado venezolano, comenzó un concierto de tres días convocado por el gobierno de Nicolás Maduro, aunque con mucho menos asistencia.

En una declaración a medios junto a los mandatarios de Colombia, Chile, Paraguay y el secretario general de la OEA, Guaidó aseguró que llegó a Cúcuta para buscar la asistencia donada por Estados Unidos y sus aliados para hacer frente a la severa crisis del país.

«El día de mañana, a un mes de haber asumido las competencias como presidente encargado, todo el pueblo de Venezuela estará en las calles exigiendo el ingreso de la ayuda humanitaria», sostuvo.

Maduro también llamó a sus seguidores a marchar ante lo que cree se trata de un plan de Estados Unidos para «invadir militarmente», con el pretexto del apoyo humanitario.

«¡Libertad!»

En la víspera del esperado ingreso de ayuda,el pulso por el poder en Venezuela se escenificó con los conciertos en cada extremo de un puente limítrofe con Colombia.

A merced del fuerte sol de Cúcuta, ríos de gente de blanco se deleitaron por siete horas con el desfile de artistas de habla hispana.

Según los organizadores, unas 317.000 personas asistieron al megaconcierto en el que actuaron los colombianos Maluma, Juanes y Carlos Vives, los españoles Alejando Sanz y Miguel Bosé, los mexicanos Maná y los venezolanos José Luis Rodríguez (El Puma), Ricardo Montaner y Chino y Nacho, entre otros artistas.

Con esta iniciativa se busca recaudar 100 millones de dólares en 60 días, con el fin de comprar alimentos y medicinas para paliar la peor crisis registrada en Venezuela en la historia moderna. Unos 2,7 millones de venezolanos han migrado desde 2015, según la ONU.

Al son de Imagine, la emblemática canción de John Lennon, Branson clamó «libertad» para Venezuela, tras denunciar la salida del aire de canales que transmitían el show en ese país.

«Muchos países nos tendieron la mano y ya estamos saliendo de esta situación. Lo que sigue para Venezuela es que salga Maduro y llegue la libertad», dijo a la AFP Aldemaro Guevara, quien prevé sumarse a los voluntarios que pretender traspasar la ayuda.

Víspera de tensión

En medio de los espectáculos, los venezolanos contienen la respiración en la víspera del Día D fijado por Guaidó.

En las bodegas colombianas del complejo del puente de Tienditas, que no ha sido inaugurado por el cierre temporal de la frontera ordenado por Maduro en 2016, aguardan más de 600 toneladas de provisiones.

Este viernes dos indígenas murieron y 15 quedaron heridos en un enfrentamiento con militares venezolanos en la zona fronteriza con Brasil, cuando trataban de impedir que los soldados bloquearan una carretera para el ingreso de asistencia.

Tras esas muertos Estados Unidos «condenó enérgicamente» el uso de la fuerza militar contra civiles.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, urgió el viernes al gobierno venezolano de Maduro a «no usar la fuerza letal contra manifestantes».

Cerco irreversible

En el final de la jornada, los mandatarios de Colombia, Iván Duque, de Chile, Sebastián Piñera, y de Paraguay, Mario Abdo, redoblaron sus mensajes de aliento a la oposición y en rechazo a la «dictadura» de Maduro.

Este «cerco diplomático es irreversible y lo que tenemos (que hacer) es trabajar todos los días y ser cada vez más contundentes con la fuerza de las ideas hasta lograr el fin de la usurpación», señaló Duque.

Bloqueados todos los puntos puentes se ignora cómo podrá ingresar la ayuda humanitaria este sábado.

Guaidó no descarta que se utilicen una de las 30 trochas ilegales que, según la policía colombiana, hay en la frontera de Cúcuta con Venezuela.

A lo largo de los 2.200 kilómetros de la zona limítrofe, se multiplican estos cruces, muchos de ellos controlados por guerrillas, narcotraficantes o bandas de contrabandistas.

Redacción con fuente: AFP
Edición: Villasmil, Henry
Gráficas: AFP

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *