Estudiante diseña un sostén que detecta el cáncer de mama


La prenda femenina funciona a través de sensores y resulta menos agresivo y doloroso que las mamografías. El joven se inspiró en su madre, que sufrió la amputación de los dos senos y estuvo a punto de perder la vida.

Nuevo León, México, 1 de mayo de 2017 (D58).- El estudiante mexicano Julián Ríos Cantú ganó este fin de semana el concurso Global Student Entrepreneur Awards (GSEA), en Alemania, por el diseño de un sostén que a través de sensores puede ayudar en la detección temprana del cáncer de mama.

El proyecto que presentó Ríos Cantú fue un sostén de biosensores llamado EVA, respaldado por su empresa Higia Technologies, fundada con otro compañero, ubicada en el estado de Nuevo León.

La madre de Julián, sufrió la amputación de los dos senos y estuvo a punto de perder la vida, lo que inspiró al joven para crear un aparato que ayudará de alguna forma a las mujeres que padecen la enfermedad.

Por ello, hace un año, junto con cuatro compañeros empezó a desarrollar una solución que pudiera ser más certera que la autoexploración y menos agresiva y dolorosa que las mamografías que se practican actualmente que, de acuerdo con la National Breast Cancer Foundation y un estudio publicado en el British Medical Journal, por su radiación y la compresión de los senos pueden provocar la propagación de células cancerígenas a otras partes del cuerpo.

Así, a través Higia Technologies, desarrolló Eva, integrado por al menos 200 pequeños biosensores que pueden realizar un mapa de la superficie del seno y determinar, por ejemplo, la conductividad térmica por zonas.

Cuando mayor calor detecta en ciertas áreas, significa que hay mayor flujo de sangre, lo que indica que existe algo que se está alimentado de esos vasos sanguíneos y que generalmente se trata de algún tipo de cáncer.

«EVA es una red de biosensores que va sobre el seno de la mujer, toma los datos de temperatura los analiza y a partir de ahí envía información a una aplicación o a cualquier computadora. En cuanto hay una malformación del seno o un tumor, hay un exceso de vascularización, entonces a mayor sangre, mayor flujo de temperatura», explicó Ríos Cantú, estudiante de Ingeniería.

Para poder realizar el análisis, las pacientes necesitarían utilizar EVA entre 60 y 90 minutos a la semana. Ríos Cantú ya había ganado anteriormente la primera edición del premio Everis México para emprendedores, gracias al cual tendrá un millón de pesos para terminar de desarrollar su proyecto.

Redacción y Fuente: Agencias
Edición: Carreño, Reina
Fotos: Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *