NaturaReportajes Especiales

Se cumplen 518 años del descubrimiento del Lago de Maracaibo

Las primeras crónicas que se conocen sobre la historia del Lago de Maracaibo aseguran que el 24 de agosto de 1499 Alonso de Ojeda, acompañado de Juan de la Cosa y Américo Vespucio, se toparon con el principal reservorio lacustre de Venezuela y lo llamaron «San Bartolomé». Luego, el 8 de septiembre de 1529, el alemán Ambrosio Alfinger lo rebautizó con el nombre de «Nuestra Señora», y en esa misma fecha fundó la ciudad que le daría su nombre definitivo, Maracaibo. En esta fecha también se conmemoran los 55 años del puente sobre el lago: «General Rafael Urdaneta», el coloso que se ha convertido en símbolo de la zulianidad.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 24 de agosto de 2017 (D58).- El estuario zuliano es fuente de una importante biodiversidad. Allí se encuentran nueve islas y desembocan más de 130 afluentes. Es cuna del Relámpago del Catatumbo.

Con la bendición del Lago de Maracaibo se conmemorá hoy 24 de agosto los 518 años del descubrimiento del Coquivacoa, como llamaban las etnias asentadas en la cuenca a este patrimonio de la región y uno de los más grandes de Latinoamérica.

Además de su atractivo natural, ambientalistas y expertos coinciden en que la explotación petrolera es una de las causantes de su inminente deterioro como consecuencia de los derrames, además de la estratificación acuática, las aguas residuales e industriales y la aparición de problemas como la lemna o lenteja de agua. En algunas partes de su riberas se pueden observar manchas de petroleo y basura.

Actualmente en la cuenca del Lago hay más de 15 mil pozos perforados desde 1914. Los debates de diversos sectores (ambientalistas, petrolero, gubernamental y académico) se han centrado en la aplicación de políticas y acciones para frenar el daño ecológico y las pérdidas que deja específicamente a la comunidad de pescadores.

También en «desempolvar» propuestas para el rescate y saneamiento que van desde el cierre del Canal de Navegación y la construcción del Terminal Simón Bolívar, un puerto de aguas profundas anunciado por el presidente Hugo Chávez desde el año 2000; hasta proyectos para plantas de tratamientos y el desarrollo de obras sustentables, ésta última anunciada por el gobernador Francisco Arias Cárdenas, en días pasados, tras una reunión con los constituyentistas zulianos.

La Fundación Azul Ambientalistas de La Universidad del Zulia ha denunciado las inminentes fugas en las tuberías de producción sublacustres por corrosión que yacen en las profundidades del Lago de Maracaibo.

Derrames, filtraciones por operaciones de perforación, bombeo, mantenimiento de pozos y descarga de aguas de lastre en tanqueros, son situaciones que se ven como operaciones «normales» o «aceptables» dentro de la principal industria petrolera, indica en un comunicado.

El Lago de Maracaibo sigue pagando con creces su bondad de tener petróleo en la profundidad de su subsuelo. Empresas multinacionales ensayaron por primera vez en el mundo técnicas de perforación aguas adentro, lo que conllevó, como era de esperarse, a un inimaginable número de accidentes y sus respectivos derrames, refiere el grupo Azul.

Fue en este lago donde Venezuela adquirió su nombre, gracias a la semejanza de los palafitos con la ciudad italiana de Venecia. También sirvió para sellar la independencia de nuestro país con la Batalla Naval del Lago, en 1823.

En 1962 se inauguró el Puente sobre el Lago de Maracaibo

El puente «General Rafael Urdaneta», fue inaugurado por el presidente Rómulo Betancourt, el 24 de Agosto de 1962, luego de 4 años de construcción.

Fue diseñado por el ingeniero venezolano Paul Lustrarte y su construcción estuvo a cargo del ingeniero italiano Ricardo Morandi. Durante varios años fue el puente de concreto pretensado más largo del mundo y sigue siendo una de las estructuras de hormigón armado más grandes del mundo.

Con 8.678 metros de extensión fue considerado por los expertos como una de las obras de ingeniería moderna más importantes del mundo. El costo total de su construcción fue de 329 millones 580 mil 136 bolívares y se utilizaron: 3.000.000 de sacos de cemento de 46 kilos, 20.000 toneladas de cabillas de acero y la mano de obra de más de 2.600 personas.

En su parte central es del tipo atirantado; sus bases se encuentran ancladas en el fondo del lago de Maracaibo, a una profundidad de 60 metros (permite que embarcaciones de hasta 45 m de altura puedan pasar por debajo y tiene una luz de 235 m) y cuenta con dos carriles por sentido. Soporta un tráfico promedio de 50 mil vehículos diarios. Posee un nuevo sistema de luces que se enciende en horario y días especiales.

El gremio de ingenieros en la región ha denunciado por su parte, no sólo la contaminación sino que también ha hecho el llamado al mantenimiento de la estructura del coloso maracaibero, cuyo principal problema tiene que ver con la corrosión. Aún se espera la culminación de una vía alterna como el Puente Nigale, que fue prometida por el Gobierno Nacional desde el 2007.

Redacción: con fuente Google
Edición: Villasmil, Henry
Fotos: Google

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *