Recibe en tu teléfono inteligente esta y otras informaciones. Únete a nuestro canal en Telegram Clic aquí →: https://t.me/noticiasd58

#LVBP: Denis Phipps superó una desgracia para ser el Regreso del Año

Una sonrisa parece ser parte del uniforme de Denis Phipps. Siempre se muestra alegre. Nunca está molesto, ni con mal humor. Ni siquiera le afecta recordar que tanto Caribes de Anzoátegui como Cardenales de Lara le llegaron a despedir. Lo hicieron en las temporadas 2017-2018 y 2018-2019, respectivamente, por el mismo motivo: bajo rendimiento.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 14 de enero de 2020 (ND58).-  El fracaso de Phipps fue un golpe para la costumbre que dejó la campaña 2016-2017. Estuvo cerca de ser el Más Valioso de aquel torneo.

Ese premio fue para Breyvic Valera. Sí logró el reconocimiento de Productor del Año, lo que lo estableció como uno de los mejores bates del momento en Venezuela. Luego la tragedia en su vida personal se reflejó en el terreno de juego.

«Yo estaba esperando un bebé. El bebé falleció. Esos dos años míos fueron bien desastrosos, incluso en Estados Unidos», cuenta el quisqueyano. «Saben… Es una perdida que no esperas. Un hijo es como una bendición de Dios, pero no es excusa. Igual debes salir a trabajar y esta liga es bien difícil para los importados».

Phipps volvió. Caribes le abrió las puertas nuevamente. El bateador aprovechó tanto eso que, después de estar perdido por los malos ratos, otra vez fue uno de los mejores. Fue recompensado este lunes como el Regreso del Año de la temporada 2019-2020.

Acumuló 165 puntos del grupo de 50 votantes, de los cuales 23 le dieron la opción para el primer lugar. Superó a Danry Vásquez (Tiburones), segundo lugar con 115 unidades, y también a Raúl Rivero (Cardenales), en el tercer puesto con 57 tantos.

«Primeramente le doy las gracias a Dios y a Venezuela. Uno no es de aquí, no es venezolano, e igual te toman en cuenta», expresa con una enorme sonrisa. «Tuve unos años productivos y se acuerdan de eso. He ganado bastantes premios, pero este es bien satisfactorio porque volví a hacer lo que ya había hecho en esta liga».

Phipps es sólo el segundo extranjero en ganar el galardón que lleva por nombre Luis Salazar. El primero fue Tom Evans, otrora antesalista de Cardenales, quien se alzó en la campaña 2009-2010.

Esta temporada el dominicano fue uno de los bates que encaminó a Anzoátegui a los playoffs. Fue colíder de jonrones con su compañero René Reyes (9), remolcó 28 carreras, anotó 27, alcanzó 72 bases, tuvo promedio de bateo de .306 y OPS de 1.019. Entre los guarismos destaca su porcentaje de embasado: .438, y eso no es casualidad.

«Lo que quise hacer fue ser un poco más paciente. Me puse a recibir un poco más de bases por bolas. Eso es parte del juego. Recuerden que un boleto puede ganar un juego, y más con el lineup que tenemos», explica. «Los últimos años estaba buscando mucho los picheos contrarios y no los míos. Yo estaba acostumbrado a ser un poco más selectivo».

La postemporada ha sido difícil para Phipps. En las primeras 14 apariciones de los playoffs, tiene .071 de average y .493 de OPS. En este momento no tiene un lugar en la alineación estelar de la Tribu, pero él encara eso con la sonrisa imborrable que tiene.

«Ya cuando estás en playoffs lo que quieres es ganar. Cuando no lo estoy haciendo yo, hay otro que se está encargando de eso», comenta. «Ya a estas alturas no se trata de quien esté bateando y quién no, lo que importa es el trabajo colectivo, por eso a esto se le llama equipo. La meta es ganar».

Redacción con fuente: Andriw Sánchez Ruiz | Prensa LVBP
Edición: Villasmil, Henry
Gráficas: cortesía AVS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *