Recibe en tu teléfono inteligente esta y otras informaciones. Únete a nuestro canal en Telegram Clic aquí →: https://t.me/noticiasd58

La insurrección cívico-militar «El Barcelonazo» a sus 59 años

En 1961 se produce un levantamiento contra el gobierno de Betancourt, en el Cuartel Pedro María Freites de Barcelona, estado Anzoátegui. Debido a la falta del apoyo ofrecido por los otros componentes militares comprometidos en la sublevación, que estaban a favor de ese mandato, retomaron el control rápidamente, y a las 10 de la mañana el movimiento estaba derrotado.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 26 de junio de 2020 (ND58).- El malestar creciente en las Fuerzas Armadas se agudiza con el triunfo de Rómulo Betancourt, en las elecciones del 7 de diciembre de 1958. Cuando el Alto Mando se reunió para analizar los resultados electorales, los comandantes de los componentes abultaron las simpatías de los oficiales a favor del presidente electo en 40%, cuando la verdad era el 80% de rechazo, porque el criterio marcial era que el nuevo Presidente representaba la Internacional Comunista. Esto condujo a la oficialidad por los caminos de la conspiración.

El 26 de junio, hace 59 años, liderado por el Mayor Luis Alberto Vivas y los Capitanes Rubén Massó, José Gabriel Marín y Tesalio Murillo, entre otros, capturaron al gobernador Rafael Solórzano y al Secretario General de gobierno, Carlos Canache Mata; tomaron la sede de AD, el comando de Policía de Puerto La Cruz y algunas radioemisoras, por algunas horas.

El intento tenía diversas ramificaciones en otras partes del país y en el mismo estaban comprometidos antiguos jefes militares del régimen perezjimenista.

Los jefes regionales Miguel Clavier, Pedro Rafael Trías, y Emilio Figueroa, viajaron en mayo de 1961 a Caracas, Maracay y Puerto Cabello a realizar contactos, y a recibir instrucciones del Comando Nacional sobre las acciones a seguir, y en esa fecha decidieron el 26 de junio como cita para el levantamiento armado.

Una vez derrotada la insurrección de Barcelona, los cuerpos de seguridad del Estado, en especial el Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (SIFA), iniciaron una serie de labores en Barcelona, Monagas, Maturín, La Guaira y Ciudad Bolívar, con el fin de «comandar grupos para lanzar bombas, volantes y a conducir autos con altoparlantes para alarmar y confundir a la población» comenta Mario Eduardo Di Polo historiador de la izquierda venezolana.

Los implicados salieron de la guarnición, junto con muchos civiles. En el Cuartel «General Pedro María Freites», los responsables directos del movimiento son interrogados por agentes del SIFA.

Posterior a esta insurrección, en el año 1962 ocurrieron otras como «El Carupanazo» y «El Porteñazo». Aunque todas fueron derrotadas por el Gobierno, el surgimiento y detonación de éstas dejo claro el profundo descontento que existía en el país por parte de un grupo de las Fuerzas Armadas.

Ninguno de los implicados tuvo la opción de recibir beneficio de casa por prisión, todos fueron encarcelados en diferentes prisiones del país, el cuartel San Carlos e incluyendo la Isla de Tacarigua.

Al caer la tarde de ese día los sublevados fueron enviados a Caracas. La acción dejó un saldo de 30 muertos y 50 heridos, más numerosas detenciones y la protesta de sectores de la oposición sobre la forma en que se reprimió la intentona.

Redacción: Arismendi, Luis (@arismendiht) | Fuente: Libro «El Barcelonazo» de Emilio Figueroa – BiblioFep
Edición: Chavez, Marian (@marianchavez27)
Gráfica: cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *