Si deseas recibir en tu teléfono inteligente esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram Clic aquí →: https://t.me/noticiasd58

Isla de Aves y el Laudo español de 1865. Entre el derecho y la fuerza

Venezuela perdió casi la mitad del país en el proceso de demarcación de fronteras con Brasil, Colombia e Inglaterra pero no siempre fue así. El conflicto que Países Bajos interpuso a partir de 1854, por la posesión de Isla de Aves situada a 500 kilómetros de la Isla de Margarita, fue solucionado por medio de un laudo arbitral que declaró a la de Aves, como espacio venezolano.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 30 de junio de 2020 (ND58).- Después de varios años de estudio de los alegatos, de consultas entre funcionarios y de elaboración de varios informes, los altos funcionarios del Ministerio de Estado, del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros dieron su opinión definitiva ante la reina, quien dictó sentencia el 30 de junio de 1865. Isabel II de España había sido designada como árbitro a solicitud de ambos países, en 1860.

No se ha advertido sobre el momento exacto, y los modos por el que los Países Bajos solicitó el arbitraje de la Reina Isabel II. Al punto que se ha sugerido que tal propuesta fue influenciada por las reclamaciones que el Encargado de Negocios de España en Caracas, inició contra el gobierno venezolano en diciembre de 1859.

El gobierno holandés habría previsto la fractura diplomática que se produjo, a finales de 1860, entre los gobiernos de España y de Venezuela por causa de estas demandas; ante esta situación, habría vislumbrado como conveniente para sus intereses el que la Reina de España fungiera como árbitro.

La razón del conflicto

Isla de Aves está situada a 600 kilómetros al norte del puerto de La Guaira y a 500 kilómetros al norte de la isla
venezolana de Margarita; es equidistante de la isla de Guadalupe. Es muy pequeña y difícil de habitar pues carece de agua dulce y permanece sumergida en algunas partes, durante varios meses al año.

Fue descubierta por Avaro Sanzze en 1584 y reclamada en nombre de España, pero no fue habitada. Esto hizo que fuera reclamada más tarde por España, Reino Unido, Portugal y los Países Bajos.

La Isla de Aves cobró tal repentina importancia debido a sus ricos acopios de guano (abono utilizado en la agricultura como fertilizante de cultivos). La isla era visitada, (y aún lo es) por más de un millón de aves al año que conforman estos acopios de guano en su superficie.

Esta insignificante posesión, de sólo unas 30 hectáreas, se hizo importante durante la segunda mitad del siglo 19, al punto de que fue objeto de reclamaciones, conflictos diplomáticos, amenazas de invasión y uso de la fuerza por parte de algunas potencias contra Venezuela.

La nación venezolana debió enfrentar a dos altas potencias en la defensa del dominio y soberanía sobre la isla: a los Países Bajos y a Estados Unidos.

Llegó la solución ajustada a derecho

El conflicto sobre la posesión de esta isla fue solucionado por medio del laudo arbitral que declaró al territorio como espacio venezolano. Después de varios años de estudio de los alegatos, de consultas entre funcionarios y de elaboración de varios informes, los altos funcionarios del Ministerio de Estado, del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros dieron su opinión definitiva ante la reina, quien dictó sentencia a favor de los derechos venezolanos sobre la isla hace 155 años.

Esta isla es un santuario para la reproducción de las aves marinas y para la tortuga verde, una especie en peligro de extinción. La isla está compuesta de arena y alguna vegetación. El área es peligrosa para la navegación y muchos barcos han naufragado en su costa.

Redacción: Arismendi, Luis (@arismendiht) | Fuente: Venezuela Inmortal – La Academia
Edición: Chávez, Marian (@marianchavez27)
Gráfica: cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *