Michael Phelps, el «Rey Midas» del Olimpísmo cumple 35 años

Para convertirse en el rey del mundo olímpico, Michael Phelps tuvo que nadar contracorriente desde muy pequeño, cuando fue diagnosticado con Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). A los 15 años nadó en los juegos Olímpicos del 2000, y desde entonces ha ganado medallas en cada olimpiada de verano.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 30 de junio de 2020 (ND58).- El olimpísmo está de fiesta. Su máximo ganador, Michael Phelps, nacido un 30 de junio de 1985 en Baltimore, Estados Unidos, el deportista olímpico más condecorado de todos los tiempos, con un total de 28 medallas, el considerado el mejor atleta de la historia en los Juegos Olímpicos cumple 35 años.

La frase que lo cambió todo

«World Record Austin» (Récord Mundial Austin) era la frase que usaba Bob Bowman en cada hoja de trabajo que le entregaba a su pupilo Michael Phelps después de acudir a los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, y regresar sin medalla.

Se refería a los eventos selectivos nacionales de Estados Unidos, que se harían en la capital de Texas seis meses después de los Olímpicos, para elegir al equipo que iría al Mundial de Natación Fukuoka 2001. Ahí, el 30 de marzo de hace 19 años, el quinceañero Phelps rompió su primer récord mundial: 1:54.92 minutos en 200 metros mariposa.

«Esa frase me motivó por los siguientes seis meses, me había trazado una meta, necesitaba un objetivo de la misma forma que un automóvil necesita gasolina», admitió Phelps en su libro autobiográfico «Beneath the surface. My story» (Bajo la superficie. Mi historia).

El joven de Baltimore, único nadador de 15 años y nueve meses inscrito en la competencia, tenía la orden de rebasar a su compatriota Tom Malchow pasando los 150 metros, pero tardó más de la cuenta y apenas lo superó a la mitad de la piscina, faltando 25 metros, suficiente para tocar la pared 16 centésimas de segundo antes de la marca anterior, 1:55:08 minutos, en poder del propio Tom.

Ese día el mundo conoció a Michael Phelps como la persona más joven que obtenía un récord mundial de natación.

Obtener la medalla de oro

Phelps superó todas las expectativas que Bowman y su familia tenían puestas en él.

Michael Phelps nadó como si Poseidón, Dios de los Mares, hubiese tomado su cuerpo. En la cita de Atenas 2004, el «Tiburón de Baltimore» se colgó su primera medalla de oro culminando el certamen con seis preseas doradas y dos bronces.

Su nado lo llevó hasta Beijing 2008 donde su brillo dorado se transformó en un brillo divino al colgarse ocho metales de oro para quitarle a Mark Spitz el reconocimiento de ser el atleta con más oros en una sola justa olímpica de verano. Pero su estela de éxitos no se quedaría en China.

Sus brazadas lo llevarían hasta Londres 2012, donde se convirtió en leyenda. Con cuatro oros y dos platas, Michael Phelps sumaría 22 (18 de oro) medallas olímpicas, con lo que superaría las 18 de la gimnasta soviética Larissa Latynina.

Ida y vuelta

Varias veces Phelps ha declarado estar listo para retirarse de la natación. Pero sigue regresando al agua.

Luego de su participación en Londres, renunció a las aguas por diversos problemas personales, entre ellos, su baja autoestima, dependencia al alcohol y depresión.

Sin embargo, pudo recuperarse para participar en Río 2016. Con 31 años, el rey volvió a coronarse en una justa olímpica en la que consiguió cinco medallas de oro y una de plata para concluir su reinado con 23 metales dorados, tres platas y dos bronces. Un total de 28 medallas olímpicas en cinco justas de verano, y 33 preseas mundiales (26 de ellas de primer lugar) en los estilos libre, mariposa, espalda y combinado.

Su vida fuera del agua

Fuera de la piscina, se ha dedicado a promover cómo evitar accidentes en el agua y una manera saludable de vivir en los jóvenes a través de programas de natación. La Fundación Michael Phelps ha fomentado la natación en más de 15.000 niños a través de «Boys & Girls Clubs of America» y de las Olimpiadas Especiales.

Para Phelps la natación ha representado muchas cosas. Ha sido un refugio, un escape y un lugar donde sus destrezas y su pasión lo han impulsado hacia la grandeza.

Con el retiro de Michael Phelps, el trono del olimpísmo está vacante. Por esa razón y desde que culminaron los Juegos Olímpicos de Río, todos se preguntan ¿quién podría ser el heredero o heredera de Michael Phelps?

Redacción: Arismendi, Luis (@arismendiht) | Fuente: Autobiografía «Beneath the surface. My story» (Bajo la superficie. Mi historia)
Edición: Chávez, Marian (@marianchavez27)
Gráfica: cortesía

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *