El Guajiro Jairo: «Hasta en las alcabalas me paran los GNB para que les eche un chiste»

El humorista «Guajiro Jairo»

En el Día Internacional del Chiste, Noticias Digital 58  entró a la casa del humorista zuliano, quien  contó parte de su vida y los proyectos postpandemia.

Maracaibo, Venezuela. 1 de julio de 2020 (ND58).- ¿Quién no ha soltado una carcajada estruendosa con un chiste? La risa es la mejor terapia para liberarse del estrés, relajar el cuerpo o favorecer el inmunológico, y por cada 1 de julio se celebra el Día Internacional del Chiste.

En Venezuela hay grandes humoristas que nos han alegrado la vida y uno de ellos es el zuliano Jairo Pérez, mejor conocido como el Guajiro Jairo. Este zuliano ha logrado hacer viral su humor en las redes sociales. En Youtube, donde cuenta con 27 mil suscriptores, sus videos superan las 700 mil visitas; mientras que en Instagram supera los 191K. 

Él abrió las puertas de su casa para atender a NOTICIAS DIGITAL 58 y contar parte de su vida y los proyectos postpandemia. Además invitó a sus seguidores al En Vivo a través de nuestra cuenta en Instagram Digital_58, este jueves 2 de abril a las 8:00 pm, hora Venezuela.

¿Cómo era Jairo en el bachillerato?

­Era un «mamador de gallo». Siempre tenía una maldad, un chiste, una jodedera. Era regular en los estudios. Estudié en la Escuela Técnica Francisco Jose Duarte, en Maracaibo, después dejé de estudiar, hice un curso de ebanistería en el Ince. Luego saqué trabajé y saqué el bachillerato.  Eso sí, era buen amigo y buena persona, pero muy malo en el deporte, en las metras, petacas (volantín), trompo. Yo lo que hacía era mamar gallo.

¿Cómo diste el salto al espectáculo?

Comenzó por hobby. En una discoteca de Maracaibo Javier Bertel hizo un concurso de chistes y los amigos míos me llevaron. Nunca me había montado en una tarima, Eso fue como en el 2002. Los muchachos me llevaron arrastra, me subieron a empujones, eché el chiste y gané. Así fui a otros concursos y también gané; hasta que un día Javier me dijo: «¿por qué no vais al programa Henrique Rodríguez Mota?», y me dio una tarjetica de Ionesco Troconis, productor del programa «El Show de los Chistes» (que se transmitía todos los viernes por Global Tv.

Un lunes fui a la grabación. Los chistes que conté fueron por inercia porque estaba asustado. Les gustó como lo hice porque me dijeron: «te esperamos la próxima semana». Yo dije: «Coroné».

Yo me considera capaz de estar al nivel de ellos (los humoristas que estaban en el programa), pero nunca pensé que fuera a llegar tan lejos. Soy una persona que no tenía educación, un ejemplo con familiar en la televisión, no hay vena musical ni artística en la familia. Pero, a pesar de todo yo me sentía capaz.

Por cuestiones de la vida tuve que trabajar con el carro por puesto mi padre porque se enfermó. Lo hacía de lunes a sábado porque eso me generaba más dinero. Los fines de semana estaba con Amilquita en el «Show de los Chistes».

Ya cuando tenía como como un año en el programa, él me dijo: «tenemos una fiesta en un catamarán». Esa noche me gané 200 bolívares por contar chistes. Era un «mollejero de cobres».

Después el «Gallo de Veritas» me invitó a que nos saliéramos e hiciéramos nuestros propios shows. Yo nunca había actuado solo. Pues, la primera vez tuve dos presentaciones en una noche y me gané Bs. 1600.  Más nunca volví a contar chiste con Amilquita y comencé a hacerlo solo.

¿De dónde salen los chites de «El Guajiro Jairo»?

Son los mismos chistes que siempre han estado rodando, son lo que te cuenta el abuelo, un compañero, también lo sacas de la magia de las redes sociales y lo personalizas.  Los sacas de las vivencias, anécdotas de cuando he salido de Venezuela. Por ejemplo, armé mi rutina de cuando fue a Estados Unidos, de lo que me pasó en el trayecto allá, en migración, en un estadio al pedir una cerveza.

El guajiro jairo chistes maracuchos 0424-6930573

Yo admiro y soy fanático de Mario Moreno «Cantinflas», Los Tres Chiflados, El Chavo del 8. Yo siempre los veo porque uno debe mantenerse al día, estudiar mucho. No se trata de contar un chiste y ya, hay que mantenerse actualizado, ordenando el contenido. Por ejemplo, a mí no me gusta echar chistes ni política, ni pandemia, ni de niños enfermos o con discapacidad mentales.

¿Chistes en los velorios?

Los chistes en los velorios en Maracaibo se han perdido, antes me buscaban para hacer más ameno ese momento tan difícil. Eso solo se veía era en el Zulia para entretener la gente a los velorios, pero eso ya no se ve porque ahora es considerado una falta de respeto.


¿A qué humorista admiras?

Admiro a mi amigo con quien he alternado en tarima «Rafucho El Maracucho». También admiro a Laureano Márquez, Emilio Lovera, son muy cultos con trayectorias larguísimas. Y por supuesto admiro a mi compadre «El Gallo de Veritas», él es el pilar, la base, un amigo, mi hermano. Me dio la mano, me montó en las grandes tarimas.

Chistes maracuchos humor zuliano

¿El que hace reír por lo general lleva una tristeza interna?

Pienso que cuando llevas una tristeza es porque estás mal, no has perdonado, andar de mal humor es no porque no tienes paz, hay que perdonar así la persona siga haciendo mal.  Yo no soy fácil de carácter, me da rabia la injusticia, que se valgan de otro, que usen la mentira, el engaño. Eso no me gusta y me pone de mal humor.

Eso sí, a la persona que ayudar con un consejo, un abrazo, algo de comida, con lo que pueda, lo hago. Papá Dios se nos presenta en todas las formas. Yo parto de la creencia que todo lo que haces eso mismo recibes.

Yo soy un hombre común y corriente, no me creo artista, ni divo ni profeta en mi tierra, no me siento una estrella, soy un zuliano más bendecido por Dios con el don de hacer reír.

¿Alguien del público ha querido robarse tu show?
Hace poco me bajaron de tarima tres borrachos que eran familiares un «tipo pesado». Me contrataron para el cumpleaños, ellos querían ser los protagonistas, pero ante eso la gente también estaba gozando. Eso nos ha pasado a todos, siempre hay alguien que quiere ser más artista que uno porque están acostumbrado a ser la atracción de la noche.

Chiste del Dodge Dart

Los shows de humor no se pueden prolongar en la madrugada porque cuando hay borracho en público ellos no coordinan. Cuando me presenté en Colombia, un hombre que pagó VIP empezó: «Contá el chiste del Dodge Dart, contá el chiste del Dodge Dart», y cuando empecé a echarlo el tipo seguía pidiéndolo.  Por eso digo que los borrachos no coordinan. Los espectáculos de humor tienen que ser temprano.

¿Hasta dónde ha llegado «El Guajiro»?

He tenido gran aceptación en Aruba, Panamá, Argentina, Chile, Perú y Colombia. Por ejemplo, en Argentina no me esperaba tanta receptividad; en Santiago de Chile tuve tres salas llenas, me pidieron que me quedara y también hice presentaciones en Rancagua, Concepción y Curicó. En Medellín y Bogotá (Colombia) fue la locura.

El 80% del público afuera es zuliano, el otro 20% del resto del país y el 10% son la gente de esos países que son pareja de algún venezolano. Por cuando salgo del Zulia yo siempre pregunto cuál es el barrio más peligroso o cómo se le dicen a los barrigones. Frases que uno sabe que puede utilizar en el espectáculo.

Es difícil salir del anonimato, que te dieran una oportunidad en un programa como Portada’s en Venevisión, que un video tuyo se haga viral, pero yo tuve a Papá Dios, a la Virgencita y al «Gallo de Veritas» que me ayudaron. Me emocioné cuando mis videos superaron las 100 mil visitas.

 

¿Quién te hace reír?
Pelo los dientes fácil, pero soy de muy pocas carcajadas. Para soltar una carcajada la persona tiene que ser muy ingeniosa. A mí me hacía reír mucho «El Gallo de veritas», pero no con chistes, sino en el compartir con él. Cuando me veía que lloraba de la risa me preguntaba: «Contame qué te hizo reír», porque él sabía que eso no era fácil de conseguir.

He tenido muchos problemas con la política. Mi bandera es el humor, por eso siempre pido en mis redes que no hagan comentario de política.  Ya uno no puede montar nada en las redes sociales porque siempre hay alguien que comenta: «En vez de estar de payaso, lucha por Venezuela». A esas personas les digo: Yo no soy un libertador, yo porto un arma y esa arma es hacer reír, ese el don que Papá Dios me dio, ¡hacer reír que tanto hace falta!. A uno le toca evadir a esa gente tóxica.

¿Eres el que ameniza las reuniones familiares?

Si supieras que no. En mi familia cuando nos reunimos mis hermanos y mis padres, no me piden chistes. Yo me río de las ocurrencias de ellos, porque en mi casa somos humoristas natos. Nos reímos de las locuras de cuando uno era muchacho cuando nos sacamos los «trapitos» sanamente.

Entre amigos cercano tampoco cuento chiste, por lo general hablamos de proyectos, cosas graciosas, anécdotas. Pero cuando salgo a la calle siempre me los piden. Depende de la situación les cuento uno. He echado chistes en bancos, notarías, ¡hasta en las alcabalas! Me paran los guardias (GNB) y me dicen: «Hasta que no contéis un chiste no te vais».

¿Cómo apoyas al talento emergente?

Yo he tenido problemas con algunas personas que conozco y otras que no porque te piden ayuda, pero a veces no los apoyo. El humor es un don, por ejemplo «Leo» Colina es gracioso por naturaleza, él es jocoso; pero hay personas quieren que uno les suba sus videos en mi Instagram y eso no es así. Yo les digo: «Si me gusta, lo subo». A mi me enorgullece que la confíen en mí, pero lastimosamente si no tienen las cualidades no te puedo ayudar en mis redes y eso me ha traído problemas.

Subir contenido en mi página es todo un compromiso, porque yo tengo el compromiso de entretener a alguien con contenido interesante. No voy a subir a compartir algo que no se escuche bien o sea malo. Yo soy muy crítico. Hago críticas constructivas porque para mí la credibilidad es importante, soy responsable con lo que recomiendo.

¿Cómo te tratado la cuarentena?

Con esto de la cuarentena todos los shows están parados y a uno le toca reinventarse. Mi esposa tiene una empresa de repostería con la que le va bien y ha sido nuestro sustento en estos días. Uno siempre debe tener un plan B, porque la principal empresa que tiene uno es la salud y si te falla hay que recurrir a otro plan. Con la pandemia he aprendido a convivir más con mi familia.

A veces me reúno con mis amigos, los muchachos, pero tomando siempre las precauciones.

 ¿Qué vas a traer después de la pandemia?

Ahora soy muy yo, zuliano, cambié mi estilo por eso suelto el sombrero que me acompañaba. Vengo con chistes nuevos, proyectos de gira por Suramérica, Estados Unidos, Canadá, Europa. Tengo propuesta de gira por España, específicamente en Madrid, Barcelona y Tenerife; los venezolanos en Alemania están organizando dos shows.

El Guajiro Jairo muestra su humildad y sencillez cuando con un  «camión» de bendiciones encomienda a Dios y la Virgen de Chiquinquirá la salud de toda la familia de NOTICIAS DIGITAL 58 tras finalizar la entrevista.

Texto: Chávez, Marian (Marianchavez27)
Edición: Villasmil, Henry / Chávez, Marian
Foto: Viilasmil, Henry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *