El talento futbolístico juvenil se pierde detrás de la pandemia

Las actividades deportivas en Venezuela, se encuentran detenidas totalmente desde el 12 de marzo, como una de las tantas medidas ejecutadas para frenar la propagación del COVID-19.

Maracaibo, Zulia, Venezuela 05 de junio 2020 (ND58).- Muchos son los niños y jóvenes que dibujan su futuro pateando un balón de fútbol, que visualizan sus más grandes sueños cuando pisan el engramado. Ahí, donde el talento se nutre, donde las esperanzas florecen, hoy solo se halla el verde pasto.

En los campos de fútbol, que sirven de semillero para el futuro de nuestro deporte nacional, ya no hay juventud que se forme en la disciplina del deporte, debido a las fuertes restricciones sociales que se han debido implementar para frenar la propagación de la COVID-19.

La pandemia por el nuevo coronavirus,  ha detenido prácticamente todo el movimiento de la humanidad. El  fútbol juvenil venezolano, lamentablemente, no podía ser ajeno a esta situación.

Algo así como si los sueños hayan quedado en pausa, es un mientras tanto que se alarga.

En este contexto, existen entrenadores preocupados por la forma física de los jugadores, además del posible desperdicio de talento, que ya tiene casi cuatro meses sin cultivarse.

El pasado 12 de marzo, el Ministro de Juventud y Deportes, Pedro Infante, emitió un comunicado, a través del cual suspendió todas las actividades deportivas a nivel  nacional. En los siguientes días, entró en vigencia el régimen de restricciones sociales dictado por el presidente Nicolás Maduro, mediante el cual se decretó la cuarentena en todo el país.

«Las actividades deportivas están suspendidas a partir de este momento para garantizar la prevención del COVID-19 ante el riesgo de expansión del mismo y para salvaguardar a nuestros atletas, entrenadores, jueces, árbitros y todo el personal que trabaje en el deporte», dicta el comunicado emitido por ministro Infante.

Para cuando se tomaron las medidas,  en el estado Zulia, el Torneo Asociación, del fútbol juvenil, estaba llegando a su final. Mientras, las academias también preparaban a sus jugadores para disputar la Serie Oro.

«Perdieron la preparación, la motivación y las finales porque ya la mayoría de “chamitos” pasaron a otras categorías», dijo a Noticias Digital58, Julio Vidal, entrenador de la categoría Sub-13 de Fundación Unión Atlético Maracaibo (FUNDAUAM), en referencia a la situación de los jóvenes futbolistas.

El entrenador «azulgrana» es uno de los muchos estrategas preocupados por la inactividad de los futbolistas.

Vidal, además, esclarece que aunque en las categorías inferiores el trabajo se puede recuperar, con los jugadores más avanzados en edad no es tan fácil.

«Es en la Sub-17  y la Sub-19 donde está el verdadero desperdicio de talento», nos dice el estratega, aclarando que estos son los jugadores que se encuentran más cerca de obtener un fichaje para el fútbol profesional.

«Los de la Sub-19, están en la última edad para conseguir un contrato. Están perdiendo la que puede ser su última oportunidad, su último año» enfatizó el entrenador.

A pesar de estas preocupaciones, legítimas, la posición de las autoridades continúa igual. La prioridad, también indiscutible es cortar la cadena de contagios del COVID-19 antes de volver a la normalidad.

En reiterados comunicados, el Instituto Regional de Deportes del Estado Zulia (IRDEZ), ha emitido comunicados respaldando la posición del Ministerio de Juventud y Deportes.

«Pedimos a todos y todas, el fiel cumplimiento de la suspensión de actividades deportivas en el Estado», se lee en el más reciente documento publicado por el IRDEZ.

Ingenio para formar

Ante la imposibilidad de acudir a los campos para entrenar, los equipos han debido ingeniarse para mantener activos a sus jugadores.

«Al principio quisimos hacer sesiones de entrenamiento mediante Zoom, pero el internet no ayudó a la mayoría entonces descartamos esa posibilidad y, por lo ejemplo, yo opté por pasarles a los representantes sesiones de trabajo individual acorde con las capacidades y necesidades de cada niño, y tener un monitoreo constante», dijo Vidal.

Sin embargo, estas modalidades, que no son las más óptimas y adecuadas, no rindieron fruto, porque como explica el entrenador, a los niños les cuesta motivarse cuando no tienen la guía del «profe».

Por su parte, existen jugadores que se han mantenido activos cumpliendo rutinas de entrenamiento de poco esfuerzo y ejercicios que pueden realizar cómodamente en casa, entendiendo que su estado físico es primordial para cuando se pueda reanudar el fútbol juvenil.

Jesús Chacín, una joven promesa del fútbol, dijo que realiza «más que todo mis flexiones, abdominales , plancha, desplazamientos, saltos», ejercicios que conoce desde que empezó en el deporte.

Pero el juvenil declaró que se hace «un poco complicado ya que es mejor hacerlo con un entrenador y en cancha»

La falta de espacios adecuados y equipos, es uno de los puntos que más complicó la coordinación de entrenamientos entre entrenadores y jugadores.

En este sentido, Vidal aseguró que «no todos cuentan con espacios para poder trabajar o materiales pese a que intenté colocar cosas que todos pueden tener o fáciles de reemplazar».

Pero el mayor riesgo de colocar a niños y jóvenes a entrenar por su cuenta, es que puedan lesionarse o desgarrarse un músculo, ya que no tienen la suficiente experiencia para hacer los ejercicios sin supervisión.

Mas la concentración de Vidal, como la de otros entrenadores, está puesta en los trabajos a realizar para cuando se autoricen las actividades deportivas.

«Lo más probable es que volvamos a empezar con pruebas. Una pretemporada de un mes donde se puedan incluir todos los niños e ir haciendo cortes. Hasta armar de nuevo los equipos», señaló el entrenador.

Sin embargo, los fútbolistas juveniles, de más avanzada edad y con mayor experiencia reconocen que tanto mantener la forma física y la recuperación del tiempo perdido, es su reponsabilidad y pasa también por su propio enfoque.

«Para volver a tener las condiciones que manteníamos antes de la pandemia va a ser un poco complicado, pero si cada uno aporta lo suyo se hará mucho más factible en poco tiempo. Debemos recuperarnos no sólo físicamente, sino también técnica y psicológicamente por todo lo vivido», dijo Daniel Pereira, jugador juvenil.

Para Pereira, lograr una recuperación óptima, los jugadores deben enfocarse primero en sus áreas más fuertes y en sus virtudes sobre el campo, para luego avanzar en su juego integral.

A pesar de su preocupación, por la forma física de los juveniles, Vidal reconoce que la salud es lo primero y no cuestiona las medidas de las autoridades ante un contexto tan delicado. Visión que también comparten los fútbolistas, entendiendo que hay objetivos superiores.

Por ahora, no hay un plan o propuesta de retorno por parte de los organismos deportivos, el fútbol juvenil continúa pausado, pero los sueños continúan fortaleciéndose.

Redacción: Morales, Joel (@joeldmc32)
Edición: Villasmil, Henry
Gráfica: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *