Antonella Bellutti: «Sufro por esperar un cambio que nunca llega»

A Antonella Bellutti le sobran los dedos de las dos manos. En 107 años de historia del deporte italiano, ninguna mujer ha sido presidenta de una federación. Tampoco ninguna ha alcanzado la cúspide del Comité Olímpico Nacional (CONI).

Italia, 08 de marzo de 2021 (ND58).- Contra esa desigualdad centenaria, arraigada y anacrónica, la doble campeona olímpica de ciclismo en pista ha decidido actuar. «Sufro por esperar un cambio que nunca llega», confiesa en una entrevista a EFE.

Cara a cara frente a los «problemas no resueltos» en el ámbito deportivo, Antonella Bellutti ha decidido presentar su candidatura a la presidencia del CONI. No teme perder. «Las motivaciones que me impulsan son más importantes que el miedo», asegura Bellutti al iniciar su lucha contra la desigualdad.

«Las mujeres en la gestión deportiva italiana son menos del 10 por ciento. En las funciones técnicas, el porcentaje se reduce aún más. El problema no es “sólo” la ausencia de mujeres sino que la mayoría de estos hombres son siempre los mismos. Hay presidentes que afrontan su quinta o su sexta legislatura», denuncia.

– Pregunta (P): ¿Recuerda con nostalgia a sus tiempos de deportista?

– Respuesta (R): He sido atleta durante 25 años y siempre he tenido una relación de amor-odio con los deportes de competición. Ahora por fin aprecio que puedo hacer deporte por puro placer. Sin mirar un cronómetro o una clasificación.

– P: Usted alcanzó la excelencia en el ámbito del deporte, con dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta y Sídney. ¿Le costó reconducir su vida desde la cima del deporte?

– R: Yo empecé en el atletismo, con una carrera muy temprana y satisfactoria. No tenía ninguna duda de que el atletismo y la competición serían mi futuro. Desafortunadamente, una lesión de rodilla me detuvo y sentí que me moría. Pasé una crisis muy dura. Cuando salí de ella y aprendí que la vida podía ser hermosa, sin carreras ni récords, se me presentó la oportunidad de practicar el ciclismo de pista. Fue una segunda vida deportiva que me dio mucho, pero que viví con mucha conciencia y sabiendo que una vez terminadas las carreras, me esperaba la vida real. Ya lo sabía y no me asustó; al contrario. El problema de los atletas que terminan su actividad es que no conocen la vida fuera del mundo del deporte.

– P: ¿Por qué decidió hacer una transición hacia los despachos?

– R: Después de dejar el deporte de competición tuve muchas experiencias diferentes: como profesora, como entrenadora, como directiva, como empresaria. Ahora he decidido volver a la dirección porque me gusta el deporte y sufro por esperar un cambio que nunca llega. No quería dejar pasar más tiempo sin actuar.

– P: ¿Qué le lleva a dar el paso de presentar su candidatura a la presidencia del Comité Olímpico Nacional de Italia (CONI)?

– R: Hasta la fecha, en 107 años de historia del deporte italiano, ninguna mujer ha sido presidenta de una Federación Nacional o del Comité Olímpico Nacional. Las mujeres en la gestión deportiva italiana son menos del 10 por ciento. En las funciones técnicas, el porcentaje se reduce aún más. El problema no es «sólo» la ausencia de mujeres sino que la mayoría de estos hombres son siempre los mismos. Hay presidentes que afrontan su quinta o su sexta legislatura. La dirigencia deportiva italiana está completamente desconectada de la base del movimiento deportivo. Mi candidatura es para denunciar los problemas no resueltos y proponer soluciones.

– P: ¿De qué manera imagina el futuro del deporte italiano si usted llega a presidir el CONI?

– R: Imagino la superación de la situación actual de inmovilismo y cerrazón por un deporte que pueda basarse en la inclusión, en la modernidad, en la meritocracia y en la igualdad de género. Un deporte inclusivo, que sea un derecho para todos los ciudadanos, sin discriminaciones ni desigualdades: tanto en el sector competitivo como en todas las demás dimensiones que componen el deporte (educación física, estilo de vida, actividades lúdico-motrices). Por ello, ofrecería la máxima colaboración con las demás instituciones que tienen competencias en materia de deporte (gobierno y sociedad ministerial Sport&Salute) para crear una gobernanza eficaz y estable. Definir las funciones y las competencias es importante para una colaboración sinérgica, para proteger la autonomía del deporte (como exige la Carta Olímpica) y para que haya una supervisión adecuada por parte del Estado. Apoyaría la colaboración entre las escuelas y los clubes deportivos para que el deporte sea una experiencia que forme parte de la educación de todos. Supervisaría las federaciones para la protección de los trabajadores del deporte. Hay muchas cosas que decir. Así que escribí un manifiesto descargable en el sitio web del comité que apoya mi candidatura, belluttipresidente.it.

– P: En España son tres las mujeres que presiden alguna federación deportiva. En Francia, dos. Atendiendo a la realidad del deporte italiano, sin mujeres al frente de sus federaciones deportivas, ¿diría que existe un techo de cristal?

– R: Absolutamente, sí. Ahora aplicamos las directrices del Comité Olímpico Internacional (COI) sobre igualdad de género; pero, donde no hay cuotas, la presencia es mínima. Me parece grave que la presencia de deportistas en los sillones directivos más importantes sea también mínima. El deporte sigue sin implicar a los que lo han practicado. Y ser mujer es un factor agravante.

– P: ¿Está en su mano poder corregir esa desigualdad histórica?

– R: Está en mi mano corregir esta desigualdad, si soy elegida. Pero, independientemente del resultado de las elecciones, me gustaría conseguir dar a conocer los problemas del deporte a todos los ciudadanos, para que se indignen ante la hipocresía entre los preciosos valores del deporte y los disvalores con los que se gestiona.

– P: ¿Diría que la valentía que tenía como atleta le acompaña también en esta etapa de su vida?

– R: Como atleta, aprendes a ser responsable de tus resultados. Uno aprende a controlar el miedo a perder. En esta candidatura me acompaña simplemente el saber que las motivaciones que me impulsan son más importantes que el miedo.

– P: ¿Qué legado le gustaría dejar desde el ámbito de la gestión deportiva?

– R: El legado que me gustaría dejar es el de la igualdad y la justicia. Espero que el camino que abro con esta candidatura sea seguido en el futuro por muchas mujeres y hombres que sepan trabajar juntos, creyendo en el mérito y en la competencia.

Redacción ND58 | Fuente: EFE
Edición: Villasmil, Henry
Gráfica: EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *