El 31% de los venezolanos presenta enfermedades cardiovasculares


El estudio «La carga económica de las enfermedades cardiovasculares en Venezuela 2015» reveló que las patologías cardíacas significaron un costo de 1,05 mil millones de dólares y la primera causa de muerte para ese año.

Caracas, DC, Venezuela, 05 de junio de 2017 (D58).- Las enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en población adulta en Venezuela, significaron un costo de 1,05 mil millones de dólares, cifra que genera un impacto negativo en sus habitantes.

Así lo revela el estudio «La carga económica de las enfermedades cardiovasculares en Venezuela 2015», realizado por la consultora Deloitte, en colaboración con Laboratorio Novartis, con la participación de especialistas en medicina interna y cardiología y el apoyo de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, Sociedad Venezolana de Cardiología y Fundación Venezolana de Insuficiencia Cardíaca.

Este trabajo forma parte de una investigación que se realizó en nueve países de América Latina, siendo la primera vez que Venezuela participa en un estudio de este tipo y cuyos resultados fueron presentados el año pasado en el Congreso Mundial de Cardiología realizado en México.

Así lo dio a conocer José Antonio Parejo, jefe del Departamento de Medicina y director de postgrado universitario de medicina interna del Hospital Dr. Domingo Luciani, ex presidente de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna y uno de los participantes en la realización del estudio.

Este estudio reveló que seis millones y medio de venezolanos, es decir el 33,4% de la población económicamente activa, presentan enfermedad cardiovascular, específicamente las cuatro siguientes patologías: hipertensión arterial, infarto del miocardio, fibrilación auricular e insuficiencia cardíaca. Hipertensión arterial tiene la prevalencia más alta, seguida por la insuficiencia cardíaca.

En este sentido puntualizó que las condiciones cardíacas generan limitaciones que afectan la calidad de vida de los pacientes afectados. Esto viene dado en un principio por la alteración del estado de salud con sus consiguientes limitaciones físicas y psicológicas, y posteriormente las trabas económicas que conlleva el reposo laboral prolongado, la pérdida del empleo, las discapacidades residuales y el potencial riesgo de muerte prematura.

Por ello estas entidades se traducen en una carga, que tiene impacto negativo sobre la economía de la nación, producida por un lado por el aumento en los costos de la atención sanitaria.

Por otro lado a las pérdidas generadas por menor productividad de empresas públicas y privadas, así como por ausentismo laboral, no solo del paciente sino por los cuidadores. A todo esto se suma la reducción de los impuestos recibidos por el estado debido a la disminución de la productividad.

El infarto al miocardio impone el mayor costo, seguido de la insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial y finalmente fibrilación auricular. En cuanto a las pérdidas de productividad son comparativamente mayores para insuficiencia cardíaca e hipertensión arterial, ambas mayores al 80% de los costos totales. Esta situación tiene un impacto negativo para la sociedad en su conjunto, explicó el doctor José Antonio Parejo. A modo de ejemplo, destacó que las cuatro entidades representaron un 2,2% del gasto total de atención sanitaria del país.

Redacción: Agencias
Edición: Carreño, Reina
Fotos: Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: