Rescates de animales en el Amazonas generan esperanza en medio de incendios

Xita, una pequeña tití de Rondon con tristes ojos marrones, abraza a su recién nacido con fuerza. Ambos luchan por sus vidas.

Internacionales, 07 de septiembre de 2020 (ND58).- Los veterinarios de la clínica Clinidog en la ciudad amazónica de Porto Velho creen que la madre y su cría fueron atropellados por un automóvil mientras huían de los incendios que asolaban la selva tropical más grande del mundo.

«Llegó estresada, gritando y manchada de sangre», recordó Carlos Henrique Tiburcio, dueño de la clínica, mientras envolvía a los dos animales en una pequeña tela blanca.

Las criaturas del Amazonas, uno de los hábitats con mayor biodiversidad de la tierra, enfrentan una amenaza cada vez mayor por el creciente avance de madereros y granjeros en la selva.

En la estación seca, ganaderos y especuladores de tierras prenden fuego para limpiar los bosques y las llamas pueden salirse de control, avivadas por los vientos y el follaje seco.

Animales débiles y moribundos llegan a la clínica de Tiburcio donde cuatro voluntarios trabajan incansablemente para salvarlos.

«En esta época del año, cuando los incendios son constantes por la ausencia de lluvias, los animales buscan refugio, desesperados por escapar de la muerte y terminan en la ciudad, poniéndose en riesgo de ser atropellados o capturados», dijo Marcelo Andreani, cuyo trabajo consiste en rescatar a los animales heridos y llevarlos a la clínica.

«El respeto humano por la naturaleza es cada vez menor», lamentó Andreani, quien trabaja para la policía ambiental estatal.

El equipo diagnostica a Xita con una lesión cerebral traumática. Está envuelta y alimentada, y su condición mejora lentamente, pero su bebé no sobrevive.

Redacción ND58 | Fuente: Reuters
Edición: Villasmil, Henry
Gráfica: web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *