Misión ExoMars va en busca de rastros de vida en Marte

19111292_403
El módulo «Schiaparelli», de la misión ExoMars, aterrizó en suelo marciano, pero con problemas, con la finalidad de estudiar el suelo marciano y buscar indicios de vida.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 20 de octubre de 2016 (D58).- El proyecto ExoMars dio un paso más, con el aterrizaje del módulo «Schiaparelli» en suelo marciano. Aunque hubo dificultades, los científicos indican que el cometido era precisamente detectar las dificultades que plantea aterrizar en Marte.

El proyecto pertenece a la Agencia Espacial Europea (ESA) y la agencia espacial rusa Roscosmos. La sonda cuenta con el satélite de investigación TGO (Tracs Gas Orbiter) y el módulo «Schiaparelli».

El objetivo de la misión es investigar el suelo y buscar indicios de vida en Marte. Lo que diferencia a ExoMars de otras misiones es que la sonda no lleva cámara científica, pero sí una especie de cámara digital que está localizada en la parte inferior del módulo y tomará 15 fotos en blanco y negro del suelo marciano.

19111364_403

Tras su separación de «Schiaparelli», TGO, de 4,3 toneladas, viajará alrededor de Marte para analizar la atmósfera del planeta. Los científicos seguirán los rastros de partículas de gas metano.

La sonda «Mars Express» que inició su misión en 2013, ya había detectado indicios de este gas. Los científicos quieren saber cuál es el origen del metano. Una de las posibilidades es que provenga de organismos biológicos o de actividad volcánica.

19111299_403

ExoMars alude a exobiología en Marte. Esta área de la ciencia investiga la existencia de vida extraterrestre. Oleg Orlov, miembro del Instituto de Problemas Biomédicos de Moscú dijo que hace un par de millones de años, las condiciones en Marte eran mejores. «Puede que ahora no encontremos vida, pero descubramos que hubo vida allí».

La atmósfera de Marte es muy delgada. Los rayos UV la penetran con facilidad, al igual que meteoritos. Hasta el momento no se encontraron signos de vida en las perforaciones hechas, pero los equipos modernos son capaces de perforar más profundamente y eso está previsto para la segunda parte de la misión ExoMars, en 2018.

Fuente: www.dw.com
Edición: Carreño, Reina
Fotos: Agencia Espacial Europea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *