El ecocidio en Cuare es un hecho

Directivos y activistas de la Fundación Azul Ambientalistas realizaron un recorrido exploratorio donde pudieron comprobar que hay un ¡Ecocidio en Cuare!. «Estamos protestando en contra del dragado y avance de la construcción de un canal por parte de la urbanizadora Blue Lake desarrollando el proyecto turístico de la empresa internacional Hesperia, en el Paso del Toro, en pleno Refugio de Fauna Silvestre de Cuare en el Municipio Monseñor Iturriza del estado Falcón, un Área Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE) y primer sitio Ramsar de Venezuela».

Falcón, Venezuela, 17 de marzo de 2020 (ND58).- Este canal, solo aportará graves impactos en la ecología de los humedales.

Desaparición progresiva de la Zona Virgen o Silvestre, con características casi prístinas ubicada en el Golfete de Cuare; alteración del patrón del drenaje natural y aumento de la salinidad en la planicie de la Albufera Sur, por excavaciones, rellenos e inundaciones en las comunidades aledañas por efecto del represamiento del libre flujo del Caño Tibana por el terraplén del canal.

Comprobaron que hubo deforestación de manglares y relleno de áreas cenagosas para ocupación del territorio.

Circulación de lanchas en áreas sensibles traerá pérdida de zonas de reproducción y cría de especies de interés pesquero (peces, camarones, cangrejos, moluscos). Contaminación de aguas estuarinas y marinas por materia orgánica, detergentes, coliformes, aceites, grasas, gasolina, por las descargas de depósitos y embarcaciones.

Disminución de la productividad primaria de los ambientes acuáticos. Aumento de la delincuencia entre muchos otros impactos negativos.

Según testimonios de habitantes de la zona, la empresa Lake Blue mintió en la información presentada en el Estudio de Impacto Ambiental y Socio Cultural ante el Ministerio de Ecosocialismo, pues allí solo indican la realización de trabajos de saneamiento dentro de la parcela objeto del desarrollo urbanístico y en ningún momento hacen mención en el documento de la construcción y dragado de un canal de navegación.

Victoria Gramaglia, Directora de Azul Ambientalistas Falcón manifiesta que «el Refugio de Fauna Silvestre de Cuare es un Sitio Ramsar por su importancia como humedal, siendo el primero en Venezuela que entró a formar parte de esta Convención ya que era el hábitat aproximadamente de 300 especies de aves tanto nativas como migratorias, además de eso cuenta como hábitat del caimán negro de la costa (declarado en peligro por el libro rojo de la fauna). Hoy amenazado por la construcción y dragado ilegal de un canal de navegación por parte de la empresa Blue Lake, atravesando la albufera sur como medio para acceder al Golfete de Cuare y de ahí continuar la navegación hacia el parque Nacional Morrocoy. Esta construcción de la cual se desconoce el estudio de impacto ambiental y la finalidad de la misma representa un gran daño patrimonial. Exigimos que nos muestren el estudio de impacto ambiental y que exista una consulta pública al respecto, Cuare es una zona de administración especial y debe ser protegida de todos aquellos agentes externos que puedan afectar su delicado equilibrio».

Once mil kilométros de riqueza biológica están siendo amenazados por el dragado de este canal de navegación como parte de la construcción del complejo hotelero Lake Blue ―de la cadena Hesperia―, que abarca 276 hectáreas donde se edificarán al menos cinco mil unidades habitacionales, un módulo para la renta bajo el esquema de Airbnb, tres hoteles de lujo, dos campos de golf, centros comerciales y establecimientos para el entretenimiento nocturno.

«Sabemos muy bién lo dañino que puede ser el turismo no sostenible, y en este caso, además de la perturbación causada al refugio, la contaminación, el mal manejo o vertido de aguas residuales, la gestión de residuos, el agotamiento de los recursos, la erosión del suelo por impacto de los visitantes, y el deterioro y destrucción del a fauna y la flora local, son entre muchos otros, los principales efectos negativos que puede causar esta actividad en las áreas naturales. Además lo que ocurre cuando el entorno se transforma aceleradamente y los humedales sufren daños, muchas veces de forma irreversible, ya que su dinámica natural cambia de manera abrupta y la cadena de ecosistemas que funcionan en articulación simultánea se afecta al punto de generar desórdenes climáticos, desequilibrio ambiental, riesgo en las especies (disminución, extinción) que los habitan y un sin número de consecuencias graves para el medioambiente», manifestó Gustavo Carrasquel Parra, Presidente de la Fundación Azul Ambientalistas.

«Debemos defender esta zona de vital importancia para la diversidad de flora y fauna de Venezuela y la biodiversidad global, ya que esta en riesgo inminente. Si no hacemos algo ahora el daño será irreparable. Solicitaremos al Secretariado de la Convención Ramsar y a la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) que fijen posición como organismos internacionales para la protección de áreas naturales de este tipo».

Redacción con fuente: Prensa @azulambientalistas @fundacionazul
Edición: Villasmil, Henry
Gráficas: cortesía @azulambientalistas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *