Los síndromes de la tecnología atacan en silencio

TAILANDIA POKEMON GO:POK04 BANGKOK (TAILANDIA) 08/08/2016.- Estudiantes tailandeses juegan al videojuego "Pokemon Go" desde su teléfono móvil en un centro comercial en Bangkok, Tailandia, hoy, 8 de agosto de 2016. El videojuego permite a los usuarios utilizar el GPS para buscar personajes en cualquier entorno. La Comisión Nacional de Radiodifusión y Telecomunicaciones (NBTC) está a la espera de que se emitan restricciones en zonas contra el videojuego, especialmente en emplazamientos religiosos o monumentos históricos como el Palacio Royal o los templos budistas, así como en hospitales y áreas privadas. La NBTC también expresó su preocupación por los usuarios, ya que podrían incrementar de forma peligrosa las facturas de telefonía móvil y podrían sufrir accidentes por distracciones. EFE/Rungroj Yongrit

Gran parte de la actividad diaria está conectada al celular con el riesgo de dependencia que ello conlleva. Nomofobia, cibercondría o síndrome Google, son algunos de los problemas surgidos del uso de internet y la tecnología móvil.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 17 de octubre de 2016 (D58).- Los teléfonos inteligentes se han convertido en un artilugio imprescindible en el día a día, con el desarrollo de todo tipo de aplicaciones que facilitan el desarrollo de las actividades rutinarias, además del auge de las redes sociales o de juegos como el reciente Pokémon GO, fenómenos que han hecho que los teléfonos inteligentes se usen a edades cada vez más tempranas.

Afecciones como la nomofobia, la cibercondría o el denominado síndrome Google, son algunos de los problemas surgidos a partir de la dependencia de las personas por Internet y la tecnología móvil. Pero ni el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la American Psychiatric Association (APA), ni la Organización Mundial de la Salud, las reconocen como patologías al mismo nivel que adicciones con sustancia como la ludopatía, pero es un hecho que los trastornos derivados del uso de Internet y la telefonía móvil son cada vez más frecuentes.

Difícil de reconocer

Entre los trastornos derivados de la expansión de internet y las nuevas tecnologías, destaca la nomofobia, que es el miedo a estar incomunicado sin teléfono móvil y que se caracteriza por la ansiedad que provoca no encontrar el dispositivo, que este no tenga cobertura o que se quede sin batería.

«No es algo que sea muy sobresaliente, la adicción a las tecnologías no están recogidas en los manuales de diagnóstico, pero sí es verdad que son casos que van llegando cada vez con más frecuencia», reconoce el doctor en Psicología José Antonio Molina, quien recogió algunos casos, sus síntomas y tratamientos en manuales y libros sobre adicciones.

La falta de datos al respecto de estos trastornos relacionados con el uso de Internet y el teléfono móvil se debe a que es mucho más difícil admitir que existe una adicción cuando se trata de una que no es tan evidente como las adicciones con sustancia (alcohol o drogas).

El especialista participó en el primer estudio realizado en España sobre los hábitos de las personas a la hora de utilizar el teléfono móvil. La investigación reveló datos curiosos, como que un tercio de los encuestados prefería perder un vuelo en avión a su teléfono móvil o que incluso manteniendo relaciones sexuales atendían al teléfono, comenta el especialista.

51349_1

Educar para prevenir

Internet se convierte en un riesgo cuando se pretende, de forma obsesiva, que sea la solución a todos los problemas y la respuesta a todas las preguntas. Así deriva en casos de cibercondría, que consiste en recurrir a la red para el autodiagnóstico de enfermedades y para encontrar los posibles tratamientos, sin acudir al especialista, indica Molina.

El síndrome Google podría generar una limitación de las capacidades intelectuales y una modificación de la conducta de quien recurre para todo al buscador y deja de hacer esfuerzo para memorizar datos o descarta hacer preguntas, para comprender ideas o conceptos con la certeza de que la respuesta la encontrará más adelante en Internet.

La gravedad de la adicción a Internet y al teléfono móvil depende del caso, de la intensidad y la obsesión que se tenga, dice Molina, que con frecuencia acude a dar charlas educativas en centros educativos para explicar los factores preventivos sobre la utilización del teléfono móvil.

Redacción: Miriam Soto
Edición: Carreño, Reina
Fotos: Agencia EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *