Consejos para vencer el síndrome de «me duele todo»


La fibromialgia es un padecimiento reumático que se caracteriza por provocar dolor generalizado e intenso en el cuerpo, además de fatiga crónica, ansiedad, depresión e insomnio. El ejercicio moderado y el uso de fármacos ayudan a aliviar síntomas como el dolor y la fatiga crónica, permitiéndole al paciente llevar una vida perfectamente normal.

Caracas, DC, 20 de mayo de 2017 (D58).- La fibromialgia es una enfermedad reumática caracterizada por presentar dolor generalizado e intenso en distintas partes del cuerpo, acompañado de otros síntomas como fatiga crónica, ansiedad, depresión y alteración de los patrones del sueño.

María Paz De Andrade, médico internista, explicó que las personas afectadas por la fibromialgia perciben como dolorosos estímulos que normalmente no lo son, y el conjunto de signos y síntomas que presentan suelen confundirse con otras afecciones, que son descartadas debido a que los resultados de las pruebas médicas que se practican son normales.

Es por ello, que con mucha frecuencia los mismos familiares terminan dudando de la veracidad de las molestias, causándole una mayor angustia al paciente al catalogarlo como hipocondriaco.

La internista señaló que, al no existir un indicador molecular o químico que anuncie la presencia de esta enfermedad, sólo se puede diagnosticar por descarte y la experiencia clínica de un especialista.

«Llegar al diagnóstico puede tardar meses o años, porque los pacientes suelen visitar distintos profesionales de la salud antes de conseguir una respuesta definitiva. Sin embargo, una vez especificada, con un adecuado tratamiento y modificaciones en su vida diaria, se puede reducir al mínimo el dolor e incluso eliminarlo por completo», explicó De Andrade.

El abordaje, para una efectiva evolución, tiene que ser multidisciplinario. Intervienen el médico internista, que descarta las causas del dolor apoyándose en otros especialistas; el fisiatra, que se encarga de las actividades rehabilitadoras; y el psiquiatra que ayuda a estabilizar las emociones y a que el paciente duerma mejor.

La especialista señaló que la mejor forma de reducir la fatiga y los dolores ocasionados por esta enfermedad, que no respeta sexo ni edad, es mediante la realización de ejercicios de estiramiento de los músculos, ya que esto ayuda a liberar los puntos dolorosos, al igual que la actividad física, la cual tiene que ser aeróbica y de acuerdo a la tolerancia de la persona, para evitar que se asocien otras lesiones.

Recomendó a los pacientes fibromiálgicos empezar con pequeñas caminatas, incrementando poco a poco su intensidad de manera sostenida. Los ejercicios de estiramiento deben hacerse bajo supervisión del médico fisiatra y el entrenamiento de un fisioterapeuta.

«Practicar yoga o pilates también ayuda a reducir el dolor de la fibromialgia, pero hay que hacerlo de manera paulatina, hasta llegar a un nivel normal o moderado. Si al realizar estos ejercicios los pacientes perciben un empeoramiento de los síntomas, deben rebajar la intensidad hasta que éstos aminoren», acotó la especialista.

Cuando se tiene esta condición es importante cuidar muy bien lo que se come. Existe una serie de alimentos que agudizan los síntomas y cuya relación viene dada por un tipo de efecto alérgico sobre la fibromialgia. Estos son el maní y el tomate, los cuales al consumirlos pueden llevar a desarrollar crisis con más frecuencia, generando también problemas de colon o intestino irritable.

Redacción: Claudia Rojas
Edición: Carreño, Reina
Fotos: Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *