Si deseas recibir en tu teléfono inteligente esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram Clic aquí →: https://t.me/noticiasd58

Venezolana parió en su cuarto para no contagiarse de COVID-19 en Perú

Yennifer González tuvo a su tercera hija el 23 de mayo, en Nazca, Perú, en su habitación. Fue atendida por una médico venezolana, que lleva dos años sin ejercer la profesión. La madre y la bebé están sanas.

Nazca, Perú, 30 de mayo de 2020 (ND58).- Una madre es una guerrera, y eso lo sabe muy bien la venezolana Yenifer González Díaz. Ella se convirtió en tendencia esta semana entre la comunidad de venezolanos en Perú, luego de que se viralizó el video de su parto en la pequeña habitación donde vive.

En medio de una pandemia que azota con furia al planeta entero, González tomó una de las decisiones más arriesgadas de su vida: parir en su cuarto en el poblado de Nazca, en Perú, ante el temor de contagiarse de Covid-19, enfermedad que ha golpeado a unos 148 mil habitantes y cobrado la vida de 4300 pacientes en tierras inca.

«Al principio mi esposo y yo vimos que en la provincia donde vivimos no había tantos casos de COVID-19, pero a medida que transcurría el embarazo las cifras aumentaron. Entonces, un mes antes de tener a la bebé nos preparamos. Con la asesoría de una vecina que es médico compramos todo lo que necesitábamos para parir en el cuarto», contó vía telefónica la madre.

La felicidad llegó el 23 de mayo a la 1:30 de la madrugada. El video del nacimiento es impactante y comenzó a correr como pólvora en las redes sociales. En este se puede ver cuando la madre rompe membrana y su pequeña empieza a salir a este mundo paralizado por un virus. En tanto, la médico, también venezolana, Chiquinquirá Zabala, la atiende.

La bebé nació sin complicación gracias también a la ayuda de una manicurista, y ante la mirada inquieta de su padre que la esperaba ansioso. Los minutos de tensión se vivieron cuando la nené no lloraba. «¡Llorá, Mía. Vamos!», exclamaba una y otra vez la doctora.

«No es la primera vez que atiendo un parto. Eso es normal, pero para quien lo ve por primera vez, pues se crea tensión. Todo salió como esperábamos. Yenifer tuvo un control prenatal excelente. Por la cuarentena, de la posta (ambulatorio) venían a hacerle sus chequeos rutinarios para monitorizar su embarazo», indicó la galeno, quien trabajó en el Hospital Angulo Rivas, en Anaco, estado Anzoátegui, en Venezuela, y que hoy ya tiene dos años sin ejercer su carrera en Perú y que, antes del aislamiento, era mesera en un restaurante.

Pese a que la meta era no asistir a un centro de salud, tanto la madre como la recién nacida fueron trasladadas a un hospital de la zona. Allá constataron que estaban en óptimas condiciones y certificaron que «Mía» pesó 3,360 kilogramos y midió 50 centímetros. Ambas fueron dadas de alta.

Hoy Yenifer y su esposo y disfruta de la menor de sus tres hijas. Las otras dos, de 15 y 5 años se quedaron en Venezuela, luego de que ambos emprendieron el viaje de nueve días hacia Perú cinco meses atrás.

Como a la gran mayoría, el esposo de Yeniffer perdió a su empleo, y ante la cuarentena obligatoria es poco lo que ha podido hacer para conseguir lo necesario para la bebé por lo que requieren de pañales y leche. La OnNG Unión de Venezolanos en Perú están al tanto de la situación y se espera que pronto pueda ayudar a la familia.

Redacción: Marian Chávez Castro (@marianchavez27) / Corresponsal Perú
Edición: Villasmil, Henry
Video: @Luidrax

Gráfica de archivo referencial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *