Falleció el poeta zuliano Blas Perozo

Irrumpió en la escena literaria en la década de los años 70 con sus poemarios Caín (1969) y Babilonia (1971).

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 14 de julio de 2020 (ND58). Una nueva muerte azota de repente las costas de la poesía venezolana. Esta vez nos deja solos el poeta, narrador, ensayista, profesor universitario, animador de grupos literarios, cultor del alma maracaibera y poeta de su jerga, Blas Perozo Naveda. Irreverente siempre, su última irreverencia fue morirse en momentos en que la muerte nos desgarra tanto.

Nació el 9 de noviembre de 1943 en Maracaibo. Se licenció en Letras en la Universidad del Zulia y se doctoró en La Sorbona de París. Fue profesor en la universidad zuliana y en la Universidad de Los Andes hasta jubilarse. Murió la tarde de este lunes 13 de julio de 2020 a los 77 años.

Irrumpió en la escena literaria en la década de los años 70 con sus poemarios Caín (1969) y Babilonia (1971). Alternó y fusionó la poesía y la narrativa, estampando su nombre en títulos que hoy son huella de un tiempo que no renunció a la rabia: Date por muerto que sois un hombre perdido (1974); Carta de Edgar Allan Poe a la dulce extranjera de los caminos (1975); Maracaibo City (1983); Tierra de cascabeles (1987); Libro de actas (1985); Mala fama (1988); Metalengua-lenguamala (1989); El río, el rayo (1994); La piel áspera (2001); Ficción de un hombre montado en su caballo (2001); Y el gallo sagrado (2006) Arbalario. Río inferior (2010); Con la camisa afuera (2017).

Mantuvo en el diario Ciudad Caracas la columna «Letra roja: el rollo que no cesa».

Lo fragmentario, lo mordaz, lo vernacular, se dan cita tumultuosa en esta obra que es y será emblema de la poesía zuliana y singular hito en la poesía venezolana.

Redacción: Chávez, Marian (@Marianchavez27)
Edición: Villasmil, Henry
Gráfica: archivo 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *