Recibe en tu teléfono inteligente esta y otras informaciones. Únete a nuestro canal en Telegram Clic aquí →: https://t.me/noticiasd58

Isabel Pereira: «Votar nos da un cañón para ir contra el Gobierno»

Pereira dijo que a pesar de las dificultades que afronta la oposición, Venezuela tiene la oportunidad de dar un salto hacia la libertad.

Caracas, DC,  Venezuela, 21 de julio de 2020 (ND58).- Isabel Pereira asegura que no se ha estudiado verdaderamente a fondo la composición de la Fuerza Armada, en apariencia controlada por Nicolás Maduro. Cree que la oposición comete un error al abstenerse de participar en venideros procesos electorales pues, según dice, las elecciones ponen «un cañón en las manos» para ir contra el gobierno  y Vladimir Padrino López. «El juego final es adentro, no afuera», sentencia, recordando que hay un sector que en lugar de criticar al régimen, invierte su tiempo destruyendo a la oposición.

Pereira es socióloga egresada de la Universidad Central de Venezuela con doctorado en Sociología del Desarrollo en la Universidad de París. Autora de «La quiebra moral de un país», y en vísperas de la publicación de «El individuo frente al Estado», dice que la gran «ganancia» de los últimos 20 años, es que Venezuela se ha convertido en el único país latinoamericano cuya población «está totalmente despegada de las ideas del socialismo».

En una entrevista Pereira dijo que a pesar de las dificultades que afronta la oposición, Venezuela tiene la oportunidad de dar un salto hacia la libertad.

La oposición no ha podido desplazar a Nicolás Maduro del poder, pese a la presión externa, pese al apoyo que ha tenido ¿Será que la oposición no ha sabido caracterizar de manera correcta a su adversario?

Nosotros tenemos que pensar, reflexionar y tratar de entender, porque una de las cosas más difíciles en Venezuela ha sido tratar de entender el origen de este problema que es algo que no se discute, ni se menciona. Desde el inicio de la democracia, la decisión fue vamos a construir un Estado muy poderoso y ahí comenzó el problema. Aunque hasta 1999 había cierto control digamos de la parte jurídica legal, del aparato jurídico, de cierto Estado derecho, pero era una cosa que yo diría muy débil frente al poder, a la hiperconcentración del poder del Ejecutivo y eso degeneró en desarrollo de situaciones de pobreza.

En Venezuela estaba creciendo la pobreza en velocidades abismales. Entonces toda esa situación abre la puerta para la incursión de algún grupo o sector que sentía que podía redimir al país, que es entonces lo que nos pasa a nosotros a partir de Chávez y después Maduro, y se degeneran en lo que se degeneran todos los socialismos: un Estado ultra súper más poderoso que el que teníamos antes y un ciudadano mucho más débil que el que teníamos antes.

La gran ganancia de todo esto es que nosotros somos el único país latinoamericano donde la población está totalmente despegada de las ideas del socialismo en un 80%. Estamos en un momento fundamental en nuestra historia porque es la primera vez que tenemos la oportunidad histórica de dar un salto hacia la libertad. El problema no es solo la transición, sino qué vamos a hacer cuando la transición se dé, que se va a dar.

Dice que la transición se va a dar, pero: ¿Cómo se puede dar cuando Maduro aparenta control de la Fuerza Armada y la oposición debilitada?

Nosotros hasta ahora lo que sabemos es del movimiento burocrático de las Fuerzas Armadas, pero esa es la única información que nos dan, no nos dicen más nada. Nadie se está ocupando de meterse a tratar de descifrar qué hay allá adentro, porque nosotros podríamos pensar que la mayoría de las Fuerzas Armadas son gente de extracción humilde. Nosotros tenemos unas Fuerzas Armadas y las desconocemos por dentro porque no se ha intentado llegar a alma de las Fuerzas Armadas. ¿Qué hay allá adentro? Lo que sabemos es que hay pequeños movimientos o erupciones de gente que protesta. ¿Las Fuerzas Armadas son Padrino y Cabello? ¿Hay algo distinto? ¿Cuál es el conocimiento que tienen ellos de lo que está pasando en su familia? Nosotros no hemos tenido ningún acercamiento más allá de hacer denuncias o informar sobre los cambios de lo que está pasando allá adentro.

Pero Estados Unidos y Juan Guaidó han hecho llamados a la Fuerza Armada a desconocer al régimen de Nicolás Maduro ¿Se han equivocado en la lectura de la Fuerza Armada?

Esos llamados son muy convenientes. Te pido que te unas y oigas lo que el pueblo está pidiendo, que oigas las aspiraciones de la sociedad porque es el 80% de la gente. Pero lo que yo estoy diciendo es que tenemos una obligación de comprender qué son esas Fuerzas Armadas. Tenemos los sectores de rango inferior. Después tienes los mandos medios que son los que han ascendido, y después tienes un alto mando militar. Entonces entre esos tres estratos, ¿Circulan las mismas ideas? ¿Son las mismas aspiraciones? ¿Hay diferencias? ¿Ellos desconocen totalmente lo que está pasando en el país? Yo pienso y estoy convencida de que es imprescindible que nosotros hagamos un acercamiento con niveles de respeto y más profundidad a la Fuerza Armada»

Estados Unidos y Juan Guaidó los llaman, pero hay que tener lenguaje y manera de convocar a esas Fuerzas Armadas entendiendo lo que son: ellos son una representación genuina de lo que es Venezuela por la diversidad que almacena, que tiene adentro. Entonces ¿cómo nos vamos a dirigir a ellos llamándolos autoritariamente? ‘Únanse al movimiento de salvación‘, no, no, no. ¿Qué tienen los militares en la cabeza? No sabemos absolutamente nada y yo creo que eso es una gran tarea que tenemos por delante.

Cuando leemos las encuestan el 15% o 20% del país es una base dura electoral del gobierno, la oposición tendrá según las últimas encuestas entre un 30% a 35% y la gran mayoría, la inmensa mayoría del país se ha divorciado de la clase política.

Nosotros el problema que tenemos de frente es cómo conseguimos los puntos de cohesión que hagan que la oposición exista de verdad, entonces para que exista de verdad tienen que tener al menos tres puntos que digan que en esto estamos todos de acuerdo. La oposición sabe que se habla de que está dividida, pero esa oposición es compleja, tiene que tener sus puntos de unidad, lo que tiene que encontrar son puntos de unidad. Yo creo que puede haber transición si encontramos los puntos, o sea, esos puntos que nos unan a todos donde dejemos los egos de lado. Por ahí anda una cuestión: la ‘OPE es la solución’. Yo no sé ni que es el OPE y lo están promocionando creo que es por María Corina, entonces, esas cosas son importantes si logran cohesionar a la oposición, si logran unir. Entonces, tú ves que las personas que yo considero que saben más de política, como John Magdaleno, están diciendo que históricamente la fractura de la coalición dominante se da cuando los factores de oposición logran acuerdos reales para capitalizar la presión interna y externa. Vamos a ver qué es lo que ha pasado en el mundo sobre cientos de experiencias.

Sobre ese tema de lo que ha pasado en el mundo, muchos analistas tienen un punto en común, el punto en común que han expresado es que la oposición ha cometido un error a la hora de decidir abstenerse en el próximo proceso electoral. ¿La oposición comete un error al no participar en el terreno electoral?

Por supuesto que lo comete. Cómo va a decir Leopoldo López, con todo el aprecio que le tengo, ‘nunca participaremos en unas elecciones con este gobierno’. Entonces, cuando te da las razones por las cuales no participa, hacen alusión a los fracasos anteriores. ¿Nosotros sabemos ahora que nos van a robar y antes no sabíamos que nos iban a robar? ¿Nos preparamos para que no nos robaran? Imagínate tú que el 6 de diciembre que hay elecciones, que yo lo dudo bastante, salga a votar la gente en los pueblos. Se nos abre un mundo de posibilidades y oportunidades porque las elecciones no son la solución, pero son un instrumento poderosísimo para demostrar eso que te estoy diciendo que es la gran ganancia, de que en este país la gente no quiere el socialismo.

Las elecciones no te van a disolver la ANC, ni que ganemos con ocho millones de votos, pero sirven para desarmarla. O sea, las elecciones nos ponen un cañón gigante en las manos para desarmar esas instituciones que no sirven, nos ponen un cañón gigante en las manos para arremeter contra el gobierno, contra las decisiones del gobierno y de Vladimir Padrino.

Mira, yo socióloga, conocí a la señora Tibisay y yo siempre le oí decir, siempre escuché en esas oportunidades en las que podía tener alguna cercanía con ella: ‘Si la oposición sale a votar nosotros no tenemos nada qué hacer’. Lo decía ella: ‘Yo no entiendo por qué la oposición no sale a votar porque si salen ganan’.

¿Qué opinión te merece el sector político de la oposición que argumenta que la salida es externa y no interna?

Bueno, yo no estoy de acuerdo con eso. No sé quién dijo ahorita, hace poco, que ‘el juego final es adentro, no afuera’. Yo creo que nosotros lo que no hemos podido es unir esa fuerza que tenemos adentro, no hemos podido generar los argumentos de la unidad, los argumentos para lograr la unidad no los hemos podido lograr,  hemos dejado que los abstencionistas hormonales sigan hablando, que siempre toda la vida han dicho lo mismo: ‘Lo que hay que hacer es no votar porque con eso los ilegitimamos‘. Eso es mentira. Los podemos ilegitimar, pero siguen con el control del poder, entonces tenemos que encontrar los argumentos que nos pongan en las manos ese cañón que queremos tener, ese cañón de guerra para verdaderamente dispararle al gobierno de frente. Entonces, esa guerra interna, tú ves que hay un sector que está permanentemente denunciando a la oposición y no se ocupa de denunciar las barbaridades que hace el gobierno.

Redacción: Molero, Luis  (@Moleromarquez) | Fuente: Agencias
Edición: Villasmil, Henry; Chávez, Marian
Gráficas: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *