Recibe en tu teléfono inteligente esta y otras informaciones. Únete a nuestro canal en Telegram Clic aquí →: https://t.me/noticiasd58

Leonardo Villalobos: «la gente se ha dado cuenta que la televisión es el único medio fiable»

El animador venezolano, radicado en dominicana, está al frente de la realización de una serie de unitarios cuyas historias se desarrollan durante la cuarentena. También analiza la pantalla chica y redes sociales.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 17 de mayo de 2020 (ND58)- El confinamiento por el coronavirus le bajó la velocidad al agitado día a día del mundo, pero no a la máquina de ideas de Leonardo Villalobos (Maracaibo, 1970).

Villalobos se desempeña en la actualidad como gerente de Producción del Grupo Telemicro en República Dominicana, quien en medio de lo que pasa, se le ocurrió realizar una serie de unitarios, cuyas historias se desarrollarán en el marco de la cuarentena y que comenzará a grabarse, con personal mínimo, a partir del 18 de mayo.

Y aunque el animador tiene anclado cuatro años en el país caribeño, sigue de cerca lo que sucede en suelo patrio, en la pantalla chica y considera que no se debería juzgar lo que se transmite a través de las ondas hertzianas nacionales con los parámetros de una época en la que la economía venezolana gozaba de mejor salud.

En ese sentido, aprecia la formación de nuevos rostros y hace votos porque los talentos emergentes se preparen con seriedad.

Asimismo, Villalobos analiza la transformación que sufrirán los medios de comunicación después de que finalice la alarma por el brote del COVID-19; mientras que divide sus días entre sus compromisos en la planta televisiva de República Dominicana y su familia, especialmente, su hija menor, de cinco años de edad.

—¿Cómo nació la idea de hacer una serie de unitarios cuyas historias se desarrollen durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus?

—La idea de los unitarios nace de la necesidad. En República Dominicana no hay ficción, se hacen muchas comedias y mucho cine, pero no han dado con la telenovela, con el seriado o con el unitario. Hay un déficit importante de libretistas y no tienen la técnica, así que estando yo acá ha habido gente que se ha metido por ahí y tienen mucha curiosidad por eso. En el canal, tengo un staff de actores, en su mayoría de comedia, pero muy buenos. Un par de presentadoras de acá que ya han incursionado en el cine y han hecho cosas interesantes como actrices, así que dije: «tengo ahí los equipos del canal; que está trabajando a media máquina; no me voy a gastar un centavo; el talento me lo va a hacer gratis; los camarógrafos los tengo aquí; yo escribo el guión con otro muchacho que se llama Miguel Alcántara; también tengo a Juan Carlos Dávila acá que me ayuda»; y ya estamos arrancando a grabar el lunes, es un seriado de ocho capítulos, basado en todas las cosas que se dan con la gente en el encierro, que habrá millones de historias, pero yo quiero picar ahora (…) y nos vamos a divertir.

—¿Cuáles son los mayores retos que enfrentan los medios de comunicación en época de cuarentena, específicamente la televisión?

—El mundo enfrenta grandes retos. Debe haber una reinvención absoluta. Estoy en desacuerdo con las personas que manejan la hipótesis de que las redes sociales van a acabar con la televisión. Eso es falso. De hecho, las redes sociales van a acabar con las redes sociales. Ha habido un crecimiento importantísimo de la televisión en esta pandemia porque la gente se ha dado cuenta que es el único medio fiable, medio donde se invierte en personal, se invierte en equipo, donde se hace una estructura que requiere de una inversión. No es igual a una persona que abre un Instagram y se pone, a lo mejor, hasta un seudónimo y sale a decir disparates. Esto le ha dado un fortalecimiento a la televisión que, en algún momento, dejamos de ver y dejamos de tener conciencia de su credibilidad o de los medios impresos tradicionales y yo creo que eso lleva a que se tenga que reinventar, ha sido muy difícil en los países normales, no en Venezuela porque Venezuela no es un país normal comercialmente hablando (…) La televisión tiene que estar en un constante desarrollo de contenido, modernizarse permanentemente, que es la forma de competir con estas plataformas que, sobre todo, atacan a la gente joven y tiene que haber una reinvención, más que todo, orientada al producto placement, a la integración de productos que, lamentablemente en Venezuela, con la Ley de Contenidos no se puede hacer porque no entendió que perjudicó la industria y dañó muchos trabajos, pero hacia allá se tiene que ir, hacia nuevas alternativas comerciales que ofrezcan a los clientes plataformas innovadoras dentro de esos contenidos. Todo se resume en la creatividad porque Netflix, Amazon y Apple TV necesitan hacer contenido y competir porque lo que viene es duro.

 

—¿Qué planes está desarrollando en ese sentido?

—Ya yo tenía una planificación para este año. En República Dominicana, los contenidos son muy tradicionales y locales y el año pasado, con el proyecto de MasterChef, se logró abrir una puerta, vino entonces el formato de «La guerra de los sexos», vino Dominicana Got Talent y comenzó a abrirse una puerta de contenidos internacionales, formatos de alta gama y que ofrecen al público una alternativa importante. Este año, ya nosotros tenemos listo para hacer en el canal Mira quién baila mejor, que fue un formato que se hizo en Venezuela, fue exitoso, lo hice yo en 2010, que es un reality con una casa, con todas las de la ley y ahora hay una serie de ofertas que se le están haciendo a los anunciantes para que regresen a la publicidad.

—¿Considera que es justo que hoy en día se juzgue a la televisión venezolana por los parámetros y condiciones de hace 20 años?

A la televisión venezolana no se le puede juzgar porque hay gente ahí haciendo un sacrificio, un esfuerzo para que sobreviva. La gente lo ve muy fácil porque no entiende cuál es la fórmula del ejercicio. Hay quien dice: «ya no es igual que antes». Claro, no hay los anunciantes que antes, la televisión se ha relajado precisamente por esto. Antes llegar a un programa en Televen, Venevisión o Radio Caracas Televisión era una lucha, un esfuerzo y habían muchos componentes que se juntaban: constancia, talento, trabajo, un poquito de suerte. Ahora todo es como relajado, más fácil. Esta generación va aprendiendo en el camino y se ha convertido en la cabeza de los programas, hay gente que se está formando, que está aprendiendo, pero está ahí y esperamos que aprenda bien porque hay un compromiso con el país, pero no se le puede juzgar, tenemos que sentirnos orgullosos. Tuvimos la industria de televisión más importante de América Latina que se conoció en el mundo y por eso hoy yo estoy aquí y hay gente en Miami, México, España y en muchos lugares del mundo haciendo cosas muy importantes y que se formaron en Venezuela. Esto es transitorio. La gente menos joven tendrá que volver con gente joven, nueva para decirle cómo hacerlo. Todo está ahí solo hay que retomarlo.

—¿De qué manera ha aprovechado el tiempo en casa durante la cuarentena?

La cuarentena me ha servido, sobre todo, para estar con mi hija chiquita, que tiene cinco años. Uno no se da cuenta y el tiempo pasa rápido. He compartido con ella, juego con ella, dormimos. No que no lo hacía antes, pero lo hago más ahora, como hay toque de queda, salgo corriendo a la casa y ya ella me está esperando. Va a ser difícil cuando todo regrese a la normalidad. Sé que la va a pegar.

—¿Qué proyectos retomará una vez que el mundo deba acostumbrarse a su «nueva normalidad»?

Cuando vuelva la nueva normalidad, que ya será para el año que viene, me voy a dedicar a un proyecto que requiere mucha planificación porque es algo que quiero hacer en Venezuela. Entiendo que con la globalización todo es más cerca, pero tengo un proyecto para hacer allá que va a ser muy importante, con el favor de Dios, que el país vuelva a la normalidad, no solamente del COVID-19, sino una normalidad que nos permita trabajar, política, la estabilidad, y hay personas sobreviviendo, trabajando, reinventándose. Nos tocó arrancar de cero, pero eso nos motiva y nos da fuerzas y ganas siempre (…) que Dios y la China (Virgen de Chiquinquirá) me lo permitan, así como también, seguir haciendo cosas aquí, en República Dominicana. Este es un mercado que exige mucho porque es un canal que se transmite en Estados Unidos. Para los dominicanos, Nueva York es como ir para Maracaibo porque mucho contenido está orientado hacia esos formatos de público latino en EEUU como «Mira quién baila mejor», que ya está en puertas para arrancar.

Redacción: Molero, Luis (@Moleromarquez)| Fuente: El Universal
Edición: Villasmil, Henry
Gráficas: cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *