Si deseas recibir en tu teléfono inteligente esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram Clic aquí →: https://t.me/noticiasd58

El «Señor de los Polos» una historia variada de sabores refrescantes en la COL

Para los que vivimos en esta tierra —caliente como el calor de su gente—, siempre buscamos donde refrescarnos, ya sea con un «refresco» —bebida gaseosa— o un «polo» —helados en vasitos—, y esta historia relata el emprendimiento zuliano que nació en Ciudad Ojeda (2002) de la mano de Cirilo Delgado y su esposa Fanny Barreto. Ahora sus hijas, Rosangel y Carolina Delgado llevan la batuta de esta microempresa familiar.

Ciudad Ojeda, Zulia, Venezuela, 12 de junio de 2020 (ND58).- Esta franquicia se ha adaptado a todos los eventos circunstanciales que han sucedido en Venezuela, desde desabastecimiento de materia prima, cortes eléctricos, hasta el triste fallecimiento de los creadores de este proyecto.

Siempre con su devoción por Dios y la Virgen de Chiquinquirá, ambas hermanas decidieron mantener el legado de sus padres, brindando un delicioso producto a sus clientes, que van, desde el más chico hasta el más grande.

Siempre sonrientes y dispuestas a darle al pueblo de Ciudad Ojeda una variante de dulce, refrescante y sobretodo, hecho en este terruño.

Rosangel y Carolina Delgado se dividen las tareas de la empresa, Rosangel compra la materia prima y ayuda en hacer los «polos», mientras que Carolina, mejor conocida como «Nina», se encarga también de ayudar en preparar los «polos» y hacer los repartos a domicilio.

La refrescante entrevista tuvo distintos sabores, ya que, partiendo desde el toque sentimental, hasta tocando tiempos actuales cómo la pandemia. Varias preguntas de esta entrevista se fueron saboreando diversos «polos».

—¿Cómo nace la idea del «Señor de los polos» y por qué el nombre?

—Nace luego del paro petrolero en el año 2002, cuando nuestros padres salieron despedidos de la empresa petrolera PDVSA, nuestra mamá, para alegrarnos en la casa, nos acostumbra a darnos «polos de coco» para compartir con su familia. Mi papá vio esto como una oportunidad de salir adelante ante aquella situación que nos tocó vivir, le pidió a mi mamá que preparara unos «polos» para salir a la calle y venderlos.

Mi papá no desestimó y nunca perdió los ánimos en seguir con su emprendimiento. Al pasar los días, le pidieron de distintos sabores y la demanda creció tanto, que comenzamos a ser una microempresa familiar.

El nombre nace de una forma peculiar, los niños siempre les llegaba a mi papá pidiéndoles «polos» y lo bautizaron de esa forma, cómo el «Señor de los polos». Hoy ese nombre tiene ya 16 años.

—¿Luego de la muerte de tus padres, cómo asumieron el proyecto?

—Fueron momentos muy duros para nosotras, pero no abandonaremos el legado de nuestros papás y continuamos con la misma valentía, esfuerzo, dedicación, amor y empeño que ellos colocaron para seguir adelante. Seguiremos adelante en llevar en alto este hermoso proyecto familiar.

—¿Dónde venden sus productos?

—Primero empezamos vendiendo en el edificio donde vivimos y algunos clientes amigos de la familia, pero se nos dio la oportunidad de vender al mayor en microempresas de la localidad y a través de ellos, hemos ido creciendo. Gracias a Dios todos se nos ha salido bien, a pesar de las circunstancias que hemos vivido en lo largo de este proyecto.

—¿ Cuántos sabores hay disponible?

—Tenemos 20 sabores de polos diferentes. Al pasar los años hemos venido agregando; oreo, colita, chocolate, ron con pasas, toddy, sussy, coco, cocosette, tarantula, entre otros sabores. Queremos ser cómo la heladería de los «Mil sabores de Mérida», pero aquí en Ciudad Ojeda, acotó entre risas.

—¿Cuándo inició la cuarentena, cómo afectó el negocio o innovaron ante esta situación?

—Sí, se nos dio un giro importante en nuestra rutina ya que anteriormente era más fácil la distribución de los productos al igual que comprar la materia prima. Hacemos las entregas en el horario establecido por ley presidencial y usando los métodos de prevención cómo los guantes y tapabocas.

—¿Cómo hacen su servicios a domicilio en la ciudad?

—Entre Rosangel y yo nos turnamos en hacer las entregas. Le enviamos un mensajes a nuestros clientes informándoles que iremos hacia sus establecimientos y con bioseguridad le llevaremos su pedido. La mayoría de ellos están en el casco central y esto nos hace mas fácil entregar los pedidos.

—¿Qué le dirías a los emprendedores en este tiempo de pandemia que estamos viviendo?

—Primero que todo, tener mucha fe en Dios y encomendarse a él. Sabemos que emprender ante una crisis como la que nosotros vivimos en el paro petrolero del 2002 fue difícil y ahora con la pandemia actualmente se ha puesto más cuesta arriba, sin contar los problemas factor país, que hace que todo sea imposible. Pero no todo es cuesta arriba, hay que salir adelante con la mejor actitud y confiando en Dios plenamente porque con él logramos todo.

«El señor de los polos» ha demostrado que la pobreza no esta en el dinero, que la riqueza está en las ideas, los ha hecho crecer a ellos y nos han alegrado y refrescado a todos los que hemos vivido en Ciudad Ojeda.

Redacción: Beltrán, Andrés (@andresbeltran31)
Edición: Chavez, Mariam / Villasmil, Henry
Gráficas: cortesía @elsenordelospolos_ojeda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *