Niños lectores: ¿Futuros escritores?

Mirco Ferri Sette, escritor.

El arte de la escritura parece para algunos solo un don divino y nada está más lejos de realidad. Los padres contamos con aliados que pueden forjar en nuestros hijos ésta y otras habilidades. En los libros, en la lectura se reservan un cúmulo de recursos que llevarán al máximo o despertarán ese potencial.

Maracaibo, Zulia Venezuela, 08 de marzo de 2021 (ND58).- Una de las necesidades básicas del ser humano es el lenguaje en su expresión oral y escrita. Los niños desde temprana edad comienzan a comunicarse a través de sonidos, expresiones corporales, risas, que ponen de manifiesto la necesidad del hombre de comunicarse, es así como va estableciendo relaciones con el mundo que lo rodea.

La adquisición de la lectura y la escritura son experiencias que marcan la vida del niño. El niño debe reconocer en la escritura una forma de expresión y la lectura va casada con este proceso cognitivo, dinámico. El manejo de las palabras es un asunto absolutamente básico.

El ejercicio del lenguaje escrito es indispensable para tener un dominio suficiente del lenguaje oral y esto por supuesto debe incluir a la lectura. Borges decía que cada libro está a la espera del lector que le corresponda es por ello que el acceso a los libros debe darse de forma natural, nunca obligada. Leer y escribir deben convertirse en interacciones divertidas y placenteras.

El escritor Mirco Ferri Sette, autor de las novelas: «Vidas de perros» (OT Editores, 2015) y «La puerta que se cierra» (OT Editores, 2018) considera que un lector así como un escritor, nace y se hace. En su opinión debe existir un genuino interés, que tal vez esté latente hacia la lectura, explica que si no se alimenta ese interés con las lecturas adecuadas, la persona no llegará a desarrollarse como lector y mucho menos como escritor.

Mirko Ferri nos relata que uno de los libros que más recuerda es «”Pinocho, de Collodi”, en una edición que me mandaron de Italia cuando tendría unos 5 o 6 años. Ese fue mi primer acto consciente de lectura. Y, por consecuencia, empecé a desarrollar interés por la escritura, que drenaba con las composiciones que imponían como tarea en el colegio. Lo que para la mayoría de los niños era un suplicio, para mí era la oportunidad de satisfacer mis ansias por escribir».

«Si se entera que un escritor proclama que no lee, huya de él. A menos que sea un superdotado, que hay muy pocos, sus libros serán un fiasco», advierte Ferri quien también es autor de relatos como: «Máquinas del tiempo y otras Entelequias» (OT Editores para Amazon, 2019).

Lectura y escritura no solo son pilares de la educación, sino también habilidades humanas que permiten plasmar y diseminar el conocimiento, capacidades que todas las personas pueden adquirir.

Para Ferri es importante en la promoción de la lectura y en consecuencia de la escritura, partir desde el ejemplo así como poner a la disposición de los niños una colección atractiva de libros acordes a la edad. «Nunca con la coerción, es la peor idea que se le puede ocurrir a un padre».

Esta rutina según los especialistas debe hacerse de manera tal que signifique un gusto para que los niños se vayan maravillando con el universo de conocimientos y experiencias que entrega un texto. Progresivamente la habilidad permite aprender cosas sobre el mundo que los rodea.

Ferri desde su experiencia, no solo como escritor sino como padre, recomienda poner al alcance de los niños libros que estimulen la imaginación. «Los cuentos clásicos, los de los hermanos Grimm, o los de Andersen, siempre funcionan. Y, cuando los niños estén un poco más grandecitos, el mundo que propone “Tolkien” en la saga de “El señor de los anillos”, es una fuente de inspiración muy poderosa. Hasta recomendaría los libros de Harry Potter, en última instancia», comenta.

La lectura, en particular, se convierte en un medio de incalculable valor para aumentar el deseo de saber, además favorece la relajación y el buen entretenimiento, al leer y al escribir la mente se aleja de otros pensamientos y se genera un espacio donde solo importa el relato.

Una relación a largo plazo con los libros es posible en opinión de Mirko Ferri ganador del concurso de microcuentos de Banesco, en la edición de 2017. «En mi caso y el de mis hijas, que desde pequeñas se acostumbraron a la presencia de los libros en sus vidas y hoy en día continúan leyendo», se ha mantenido este amor por los relatos.

Ya sea un cuento, poesía, relatos cortos en sus distintos géneros y acorde con su edad promovamos ese acercamiento inicial de nuestros niños hacia los libros. Abramos el compás al conocimiento, a la cultura, la imaginación, la fantasía y a un mejor desarrollo emocional y social para nuestros ellos. Despertemos el amor por conocer, por leer, por escribir quizá tengamos en casa a un artista de la palabra. Sigamos leyendo #EnProgresivo.

Redacción ND58:  Yeimy Marian Avila / @EnProgresivo
Edición: Villasmil, Henry
Gráfica: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *