Del periodismo y la grafología a la sanación física y espiritual: César Gómez

Para el mundo espiritual existen situaciones que nacen de la intuición, como el resultado de una fuerza aplicada a un aspecto de la vida que decidimos reforzar a al descubrir que tenemos un Don.

Bogotá, D.C, Colombia 11 de abril de 2021 (ND58). El paseo de hoy está dedicado a un gran personaje colombiano, César Gómez Giraldo, oriundo de Manizales Caldas, un viajero que ha pasado de Montería a la Capital: Bogotá, para quedarse en su Curramba, Barranquilla, en el departamento del Atlántico, una ciudad hermosa y caliente, en la cual decidió residir para seguir demostrando que es un «libre pensador».

Gómez es un hombre polifacético, catedrático y analítico, con una pluma bien afilada, ejerció por mucho tiempo el periodismo, oficio que le fastidio a muchos de los que veía en sus columnas el sarcasmo hecho protesta, podía acuchillar con sus palabras a más de uno, de una forma sutil y chistosa.

Desde muy joven se destacó por las artes, estudió sociología en Bogotá, y perteneció al coro de la universidad, haciendo de la música una de las herramientas que le permitiría recorrer parte de Europa y llegar a los Estados Unidos, obteniendo reconocimientos importantes que lo haría merecedor del premio «el Pergamino de la Amistad» y como si fuera poco formo parte del grupo del coral; al cual le hicieron entrega de las llaves de Miami, teniendo la oportunidad de grabar varios conciertos en Latinoamérica en todos los idiomas.

César Gómez es un hombre sencillo, y no hace alarde de tantos logros, con una trayectoria aplicada al análisis de situaciones.

Gómez viene de una dinastía periodística, por parte de su padre y hermanos, hasta figuró en un papel secundario en una película llamada «Nieve Tropical» haciendo referencia al mono Osorio; estuvo muy cerca de la actuación y de los medios audiovisuales.

En la Radio creó personajes versátiles a los cuales le estaría destinado parte de la información de lo que sucedía en la política de esos tiempos, manejando cada uno de los temas escudados en personajes que marcaron un impacto en la colectividad.

Inició en los avances informativos, en la narración de noticias hasta causar un interés en la lectura del horóscopo, motivo por el cual alcanzó un rating, haciendo de la radio una herramienta para llegar a todas las personas, convirtiéndose en un segmento de complacencia.

Gómez es un hombre sin límites; de periodista, se figuró como topógrafo, en la ciudad de Montería la tierra que le floreciera el amor, se casó compartiendo su vida y sus creencias con la compañera que le diera dos hijas las cuales han sido sus seguidoras y sus fieles amigas.

Se desarrolló en el área de la grafología, perteneciendo al departamento de justicia de medicina forense, aplicando el reconocimiento de las letras en los documentos para la verificación de datos de los mismos.

Se destacó como profesor en la cátedra denominada Medicina Legal y grafología forense, adecuada a la medicina según sea el caso, no era difícil ninguna labor u oficio pues asegura que en cada de una ellas se divertían, disfruta cada acción en su vida.

Pero el tiempo ha pasado y empieza a crear sus propios métodos de vida, e inicia a guardar cada uno de sus recuerdos para convertirlos en anécdotas que transformaría su libre pensamiento. Es un ser de luz con una particular creencia en la sanación física y espiritual, expresa una gran emoción por seres de conexión espiritual y es que, desde pequeño experimento fuerzas más allá de lo usual logrando intuir pensamientos y acciones en los cuales podía paralizar a una persona a través de la ignosis.

Lo que iniciaría producto de su timidez se convirtió en una de sus grandes fortalezas, manipular las acciones y una realidad a su favor hasta conseguir su cometido; sin daños a terceros con el objetivo de solucionar esos detalles que representan una dificultad que por alguna razón nos deja estancado.

Gómez, sigue escribiendo su historia en un nivel de esperanza y lleno de respuestas orientadas a la espiritualidad como una estrategia, para ayudar a todas las personas que acuden para detectar esa parte del cuerpo o del alma que necesiten ser asistidas, se sube en una nave a veces aborda algunos pasajeros con todo el permiso que le otorga el universo y emprende el menor de sus viajes, en un instante de tiempo se concentran y como una energía inalcanzable inicia la tarea, llegar a ese estado en el que existe un aliento para reparar y alcanzar el equilibrio entre el cuerpo y el alma.

Lo acompañan su energía, una vestidura blanca, como esos ángeles espirituales que hoy día son sus guías, encontrando la mejor razón para existir, que es «sonreír y ser feliz», es abierto a la madre tierra, es un hombre cercano a los árboles con los cuales siente como vehículo que lo transportan a situaciones y respuestas, hasta hablar con ello y entrar en una dimensión que lo hace sentir cómodo «es ser él mismo en un cuerpo robusto y seguro» en cada uno de los pasos que da, así como los movimientos del péndulo que lo maneja fácilmente y lo llevan a descubrir lo que no está funcionando bien y poder arreglar.

Es el autor de sus propias estrategias, sus manos no sólo han servido para escribir, las ha sabido usar en el arte de reiki logrando sentir toda la energía de los cuerpos sin tocarlo, llevando su intuición a los niveles más alto, para enfrentar algunos conflictos que otro no han podido detectar.

Para dejar registros de sus experiencias, y como todo colombiano no se quedó quieto, escribió el libro: «S.O.S Llamando al mundo espiritual», con una portada particular, un ángel con los cabellos pintados de amarillo, su cabeza inclinada y unas alas bien definidas, realizada por su nieto de cuatro años Eusebio Suárez Gómez.

Así mismo César en su posición de abuelo, no dudó en fotografiarse con sus dos nietos para no crear problemas familiares, resaltando el amor a la familia.

Es un apasionado por la lectura y su pincel no cesa de plasmar cuanta historia se le ocurra ya sin un Polanski, se cuida de aquella literatura negativa, pues le teme a la contaminación de lo positivo, recomienda la buena música para animar el alma; la tecnología forma parte de sus días y se dedican a enviar mensajes de motivación, para todo hay chiste; se califica «como un loco» que no le importa lo que diga la gente.

Cesar Gómez es un hombre de fe, que ha asumido grandes retos en el mundo espiritual, teniendo vínculos con grandes personas que le han pedido la ayuda para situaciones negativas, a través de herramientas que el mismo se ha creado, aportando soluciones al problema, conflicto o enfermedad, es un hombre de otra dimensión con una  energía que abraza su cuerpo en rayos violetas y él se deja envolver, capaz de transportarse en el lugar más alto para crear el equilibrio en una realidad, ha tenidos experiencias espirituales extraordinarias, en los que lo imposible para algunos ha sido posible para él a través de la asistencia de sus ángeles.

Y buscando la razón a lo que hace, manifiesta que ha crecido en el mundo espiritual y su gran objetivo es ayudar a las personas que se le acercan, sin fines de lucro; lo material ha pasado a otro plano y los pequeños detalles llenan su espíritu, elevando  en esos viajes de Merkaba, una frase que se quedó grabada en su pensamiento y  la guarda para recordar lo maravilloso del mundo, es que «somos seres de luz» y ante toda dificultad somos capaces de salir de la situación y todo depende de nuestro grado de energía y aunque muchas veces pasamos por bajas sólo es hacernos una «Transfusión de Amor» y nos volvemos a cargar y emprender nuevamente el camino: La vida.

Finalmente, Gómez nos muestra  que todo está en nuestra mente y pensamientos, somos el resultados de lo que pensamos y creemos, enfatiza que la felicidad está dentro de nosotros no hay que buscarla ni en un lugar, ni en otra persona, es un hombre agradecido, palabra sagrada que abre la puerta  para que todo llegue y fluya.

Cuida de su propia luz y sabe cómo permanecer con la luz  encendida del alma, no se sintoniza con lo fatal, no homologa con situaciones recurrente que puedan generar angustia y  nos deja ésta frase: «el que cree, crea:  lo creas en tu mente; creas tu propia realidad».

Actualmente, el maestro César Gómez; pertenece al grupo de Encuentro espiritual iberoamericano, utilizando las diversas formas de plataformas virtuales para llevar los mensajes en varias partes del mundo, y próximamente se estará compartiendo en Paraguay.

Redacción: Morales, Carolina (@Vallecarola)
Edición: Villasmil, Henry
Gráfica: Cortesía

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *