«Facebook es un escandaloso y reprensible ejemplo de un nuevo orden económico global»

Así es como la economista, socióloga y profesora emérita en la Harvard Business School Shoshana Zuboff describe para BBC Mundo el apagón global que sufrió la compañía de Mark Zuckerberg este lunes.

Internacionales 8 de octubre de 2021 (ND58)Facebook y su «familia» de aplicaciones (Messenger, Instagram y Whatsapp) se desconectaron por completo durante casi seis horas.

La interrupción masiva -que generó pérdidas millonarias y afectó a 3.500 millones de usuarios- ocurrió en medio de un escrutinio a la plataforma tras la filtración de documentos internos que señalan que la red social «daña a los niños y debilita la democracia», según dijo ante el Senado de EE.UU. Frances Haugen, la exempleada que los hizo públicos.

«El día después de que todo el mundo quisiera cerrar Facebook, Facebook se cayó», dice Zuboff, quien lleva años investigando los efectos de la digitalización en la sociedad.

«La caída de este lunes es un recordatorio de nuestra enorme dependencia hacia Facebook, pero puede ser buena para la empresa por la reacción refleja que se produce cuando dependes de algo y te lo quitan de repente: luchas por conservarlo«.

Facebook explicó que la falla se debió a un «cambio de configuración». Zuboff se muestra escéptica: «Quién sabe si alguna vez llegaremos a saber por qué o cómo pasó», opina la investigadora estadounidense.

En su libro The Age of Surveillance Capitalism («La era del capitalismo de la vigilancia», 2019) -y en el documental de Netflix «El dilema de las redes sociales» (2020)- Zuboff expone la estructura económica que considera que alimenta a Facebook: experiencias humanas transformadas en datos que predicen comportamientos.

El principal problema es que ese sistema, que impera en nuestra sociedad, nos priva del derecho fundamental de poseer nuestros propios datos, explica.

La investigadora y educadora del London College of Communication (Londres, Reino Unido), Zoetanya Sujon, autora de The Social Media Age («La era de las redes sociales», 2021), cree que el apagón puso de relieve lo profundamente integrado que está Facebook en nuestras vidas.

«Facebook se ha convertido en una especie de ‘nevera’: es importante en nuestro hogar y en nuestras vidas, pero no pensamos en ello», le dice a BBC Mundo.

«Los jóvenes dicen que ya no les interesa Facebook, pero a menudo pasan por alto que también incluye Messenger, Instagram y WhatsApp, además de los servicios para registrarse en sitios web. Y miles de negocios dependen de Facebook, lo cual refleja su poder como una gran empresa de plataformas tecnológicas», añade.

«Interactuamos en infraestructuras comerciales gigantes con fines de lucro. Eso tiene consecuencias visibles e invisibles en nuestra sociedad».

Una de ellas, dice Shoshana Zuboff, es el capitalismo de la vigilancia.

«Un nuevo orden económico»
«Facebook opera de acuerdo a los imperativos económicos, los mecanismos establecidos, los protocolos fabricados y las exigencias de mercado del capitalismo de la vigilancia«, le explica Zuboff a BBC Mundo.

Se trata, según la economista, de una estructura de mercantilización de datos personales en la que lo más valioso son los comportamientos humanos, vigilados constantemente para extraer información.

Algunos especialistas lo consideran una nueva etapa del capitalismo; Zuboff lo establece como un modelo económico aparte.

Dentro de este sistema, las empresas GAFAM (Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft) -y sus homólogas en el hemisferio oriental, BATX (Baidu, Alibaba, Tencent y Xiaomi), añade Zoetanya Sujon- desempeñan un papel clave.

«Todas estas grandes empresas invierten en tecnología para desarrollar la infraestructura de internet. Están en lo más alto de la red y contribuyen al sistema circular que refuerza su poder«, cuenta Sujon.

«Los actores más pequeños tienen que atravesar esa estructura para acceder a la web, fortaleciendo el control de las grandes empresas, de manera que su poder está continuamente perpetuado».

Shoshanna Zuboff insiste en la importancia de no limitar la narrativa sobre esta lógica económica a Facebook o incluso a los gigantes tecnológicos.

Redacción ND58/Agencias
Edición: Áñez, Caren.
Gráfica: Cortesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *