Liberan ranas con transmisores para seguir su adaptación


Para conocer la capacidad de adaptación de las ranas, el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales liberó 90 ejemplares de ranas arlequín limosa, de las cuales 16 llevan minitransmisores, para ser monitoreadas y observar las diferencias en la supervivencia y la persistencia entre los dos grupos.

Ciudad de Panamá, Panamá, 02 de junio de 2017 (D58).- Ranas arlequín limosa criadas bajo el cuidado humano fueron liberadas en Panamá con minitransmisores, en el marco de un estudio que busca conocer su capacidad de adaptación a la vida silvestre, informó el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

Se trata de 90 ejemplares que fueron liberados en la Reserva Valle del Mamoní. Todas tienen pequeñas etiquetas numeradas insertadas bajo su piel para que los investigadores las puedan distinguir y solo 16 llevan transmisores de radio en miniatura.

La mitad de esas 16 ranas arlequín limosa pasaron un mes en la Reserva en jaulas, aclimatándose a su entorno y alimentándose de invertebrados de la hojarasca. Las otras ocho no vivieron ese ensayo de liberación.

El Smithsonian precisó este jueves que los radiotransmisores permitirán a los investigadores observar las diferencias en la supervivencia y la persistencia entre los dos grupos.

El estudio, liderado por el Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá, tiene como objetivo determinar los factores que influyen no sólo en si las ranas sobreviven a la transición del cuidado humano al entorno salvaje, sino también, si persisten y continúan reproduciéndose, añadió el Instituto, con sede en Panamá.

También busca averiguar si un ensayo de liberación aumenta la capacidad de sobrevivencia de las ranas. «El estudio de ensayo de liberación nos permitió exponer de manera segura a las ranas criadas en cautiverio a una dieta más equilibrada y variada, cambiando las condiciones ambientales y diversas bacterias cutáneas que potencialmente pueden aumentar su supervivencia en la naturaleza», explicó Angie Estrada, estudiante de doctorado en Virginia Tech y miembro del equipo que dirigió el ensayo.

El ente científico recordó que las ranas arlequín limosa son especialmente sensibles al hongo quítrido que afecta los anfibios, el cual ha llevado las especies de ranas al borde de la extinción, principalmente en América Central, Australia y el oeste de los Estados Unidos.

El Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá llevó a un número de individuos a un centro de cría entre el 2008 y el 2010, mientras que el hongo quítrido arrasaba con su hábitat.

Redacción: Agencias
Edición: Carreño, Reina
Fotos: Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *