Yeisson Romero, zuliano eminencia en el piano

Yeisson Romero
Pianista Yeisson Romero

Inquieto desde el vientre de su madre. Para los expertos en medicina, sería un músico o pelotero. El presagio se hizo realidad: el zuliano Yeisson Romero (@yeissonpiano) entregó su vida a la música desde los cuatro años de edad, en el mundo clásico.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 09 de febrero de 2020 (ND58).- Por la diversidad de sonidos, de cara a la combinación que surge de los instrumentos de viento, el jazz le abrió oídos, corazón y mente junto al piano,
sabor latino, pasión alineada al fenómeno musical del siglo XX.

Recibe amor y da amor, con el buen gusto de su arte, devoto de Dios, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, integrante de la Sociedad Religiosa Servidores de María.

Yeisson Romero dos
El zuliano es seguidor de «La Chinita»

«La música me hace conectar todos los días con ese yo interno, ese yo romántico, ese yo que se expresa con amor hacia todas las cosas que hace. La música, día a día, me permite sentir esa necesidad de llenar de amor al mundo. Le hace falta».

A través de la música, que responde a un canal desde su punto de vista, aspira «desaparecer los problemas de las personas, así sea por unos minutos», de la mano de su aliado José Márquez, pianista y compositor cubano con quien prepara un proyecto musical innovador de alto nivel, a fin de exaltar sus raíces.

«(…) queremos llevar nuestra música al mundo con latin jazz», confesó en entrevista exclusiva con Digital 58, destilando la nobleza de un hombre que vive para ser, hacer y tener.

Infancia de un prodigio: Yeisson Romero

A Romero se le augura un futuro exitoso desde la infancia. Su disciplina, compromiso, creatividad, talento y amor por la música lo evidenció en los primeros años de vida. En la Casa de la Cultura, en Cabimas, y en el Conservatorio de Música «José Luis Paz», en Maracaibo, detectaron cómo el ingenio corría por sus venas, a flor de piel.

Antes de convertirse en pianista, justo a los seis años cuando una profesora cubanana lo formó, orientó e hipnotizó en la música clásica, aprendió a tocar el trombón.

Yeisson Romero tres
Desde temprana edad se inclinó por la música clásica

«Desde muy pequeño quise ser trombonista, porque es el instrumento que me ha gustado desde siempre. He sido un fiel seguidor de los mentales, de las big band, ensamble de mentales».

Sin embargo, la vida le cambió la pieza del juego. Su instrumento principal no podría ser aquel de viento-metal. «Desde niño no pude estudiar el trombón, no tenía los pulmones bien formados. Por eso, agarré el piano. La primera nota que toqué fue en el piano», expresó.

En la fase incipiente de la vida resulta complicado seleccionar. «Como desde muy pequeño es difícil decidir, estuvo esa inclinación junto a ella; fue una influencia tanto en mi vida musical como personal».

Contó, inclusive, que lo preparó para irse a Europa, «como lo hizo con otros compañeros». Tal «don que Dios me regaló desde muy niño» le permite hacer música a nivel nacional en internacional.

En la actualidad, gracias a su apoyo, siente «afinidad por Cuba, los cubanos y hasta la gastronomía, ¡me encanta!, aprendí mucho», reconoció.

Con firmeza y una sonrisa amplia, dijo creer en una alianza que se enlace de forma cultural, focalizada en enseñanzas, más allá de algún tinte político.

De esta manera, el piano escaló a instrumento principal. Un año más tarde, a los siete, consiguió su primer premio en Caracas, con tan solo 12 meses de preparación. «Ahí entendí que el piano estaba hecho para mí y yo para el piano».

Oportunidades de éxito

La extensa formación dio paso a más reconocimientos. Entre ellos, pianista del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, bajo la dirección de Simon Rattle (director principal de la Orquesta Filarmónica de Berlín), y Gustavo Dudamel (director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles), en 2009 y 2010.

Yeisson Romero compartió con Simon Rattle

Igualmente, sirvió de plataforma para radicarse en Europa, Suiza, a los 17, donde cursó estudios superiores, logró desarraigarse del núcleo familiar, «conocer otras ramas de todo esto» y disfrutar conciertos con varias orquestas.

«La oportunidad de estar en El Sistema fue grandiosa. A nivel internacional, el Sistema Nacional y Coros de Venezuela es reconocido por el talento que los venezolanos podemos mostrarle al mundo, haciendo música de muy alto nivel», consideró.

Este talento zuliano lucha para marcar la diferencia con sentido nacionalista. «El Sistema me permitió conocer que no solamente la música clásica es la que levanta un teatro europeo; nuestra música, nuestras raíces, son las que de verdad hacen esa conexión con las orquestas venezolanas, porque es una música diferente a lo europeo».

Yeisson Romero cuatro
Construye un nuevo proyecto musical inclinado por el latin jazz

«Mis padres fueron una fuente muy importante; desde niño conté con el apoyo de mis padres. Mi padre, que en paz descanse, se dedicó a formar este pianista que hoy soy. Mi madre, que gracias a Dios vive, sabía que iba a venir al mundo a ser alguien», dijo.

Conexión con Dudamel

Según el artista, una de las mejores experiencias fue obtener conocimientos de Dudamel, a quien cataloga de ser humilde.

«El estar tan cerca de él, aprender, la forma cómo enseña, explica. Es diferente al resto la manera cómo te hace ver la música».

Del músico barquisimetano aprendió que «la música es amor. La música no es un trabajo, sino está ligada al amor y a la pasión no es música». Enseñó a asumir que la relación entre alma y público se encuentra al permanecer detrás de un instrumento.

Yeisson Romero cinco
Estuvo bajo la batuta de Gustavo Dudamel

Sabor latino en Europa

Regresó a Venezuela por asuntos familiares, próximamente vuelve a volar: Yeisson Romero trabaja este 2020 para «hacerle llegar a todo ese mundo europeo nuestras raíces latinas».

Se centra en ser cada día mejor. «Hacer la mejor música para el mundo. Venezuela nos enseñó que se necesita de nuestra música».

A la fecha, «han pasado 20 años y por más que me encante el trombón, no cambio el piano por nada. Hoy día lo veo como la manera de expresarme cuando no quiero decir nada, me siento a tocar y ahí están expresados todos mis sentimientos».

Su mente, alma, corazón pensamientos, «siempre está conectada a la música, las 24 horas al día», aunque intentó incursionar en el universo de los negocios y se consagró como cocinero profesional.

Yeisson Romero cinco
Este artista zuliano ama hacer música con el piano

Redacción: García, Grisel (@burbujamedia_)
Edición: Villasmil, Henry

Gráficas: cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *