Reuters: Estados Unidos acusaría a Cilia Flores por narcotráfico

Estados Unidos se está preparando para acusar a la esposa de Nicolás Maduro en los próximos meses por delitos que podrían incluir tráfico de drogas y corrupción, dijeron a Reuters cuatro personas familiarizadas con el caso.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 27 de mayo de 2020 (ND58).-  Hace cuatro años, una figura poco importante en el liderazgo venezolano fue arrestada en Colombia y extraditada a Estados Unidos para enfrentar cargos por narcotráfico. Demostró ser una importante captura.

El hombre, Yazenky Lamas, trabajó como guardaespaldas de la persona que muchos consideran como el poder detrás de Nicolás Maduro: Cilia Flores.

Ahora, con la ayuda del testimonio de Lamas, se espera que Estados Unidos acuse a Flores en los próximos meses de delitos que podrían incluir tráfico de drogas y corrupción, dijeron a Reuters cuatro personas familiarizadas con el caso. Si Washington prosigue con una acusación, dijeron estas personas, se espera que los cargos puedan provenir, al menos en parte, de una fallida transacción con cocaína y que ya ha llevado a dos de los sobrinos de Flores a un centro penitenciario de Florida.

Nicole Navas, portavoz del Departamento de Justicia de Estados Unidos, declinó hacer comentarios sobre cualquier posible cargo contra Flores.

Por su parte, Jorge Rodríguez dijo a Reuters en un mensaje de texto que las preguntas sobre la posible acusación a Flores en Estados Unidos eran «asqueantes, calumniosas e insultantes ».

A fines de marzo, fiscales estadounidenses acusaron a Maduro y a más de una docena de funcionarios y exfuncionarios chavistas por cargos de narcotráfico y contrabando de drogas.

La oficina de Maduro no respondió solicitudes de comentarios. En un discurso televisado después de las acusaciones, Maduro negó los cargos contra él y sus colegas, calificandolos de una fabricación por motivos políticos. «Eres un miserable, Donald Trump», dijo.

Las acusaciones de marzo y los posibles cargos contra Flores se producen en medio de una nueva campaña de la administración Trump para aumentar la presión sobre Maduro. Su permanencia en el control del poder, dicen algunos funcionarios estadounidenses, es una fuente de frustración para Trump.

En 2017 el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a Maduro y un año después hizo lo mismo con su esposa y otros miembros del «círculo íntimo» de Maduro. El golpe a Flores enfureció a Maduro. «Si ustedes quieren atacarme, atáquenme a mí», dijo en un discurso televisado en ese momento. «Pero no se metan con Cilia, no se metan con la familia, no sean cobardes».

Aprovechando las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus en Venezuela, la Casa Blanca ahora espera poder expulsar a quien ha resistido años de crecientes sanciones económicas, disturbios civiles y aislamiento internacional.

Washington ha acusado a Maduro y su círculo de saquear a Venezuela de miles de millones de dólares. Pero no está claro cuánta riqueza personal poseen él y Flores.

Ni Maduro ni Flores revelan declaraciones de ingresos, de impuestos u otros documentos relacionados con sus finanzas personales. Después de que los fiscales acusaron a Maduro, el Departamento de Justicia dijo que había incautado más de 1.000 millones de dólares en activos pertenecientes a decenas de acusados  relacionados con el caso. Los cargos ni detallan esos activos ni especifican quién los tenía.

Aparte de Lamas, Reuters entrevistó a más de 20 personas cercanas o conocedoras de Flores. La retratan como una política astuta y sigilosa que, después de escalar las alturas del partido socialista como legisladora, ahora ostenta gran parte del poder de la oficina de su esposo, exigiendo reuniones importantes incluso antes que el presidente y negociando personalmente con emisarios extranjeros, legisladores rivales y otros.

«Cilia Flores siempre ha estado tras la cortina moviendo los hilos del poder», dijo Manuel Cristopher Figuera a Reuters.

 Fuente: Agencias
Edición: Villasmil, Henry
Gráficas: Cortesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *