La historia de los tequeños

La gastronomía venezolana se encuentra integrada por un gran número de recetas, caracterizadas por sabores marcados acompañados por una armoniosa combinación de colores. Debido a esto, muchas son las personas que no pueden evitar sentirse atraídas por la riqueza culinaria del país.

Maracaibo, Zulia, Venezuela, 13 de mayo de 2021 (ND58).- No en vano, la gastronomía es una de las áreas más explotadas en Venezuela, como se puede comprobar en iniciativas como los premios Tenedor de oro de la Academia Venezolana de Gastronomía, que trata de impulsar este arte entre los cocineros noveles y los chefs más experimentos.

Considerando esto y con motivo del Día Internacional sin Dietas celebrado el 6 de mayo hacemos un breve homenaje a uno de los platos más representativos del país, los tequeños, esos bocaditos de queso que todo el mundo adora tanto para prepararlos en casa como para encargarlos en establecimientos como Tequechongos, a través de la página web: www.pedidosya.com.ve/cadenas/tequechongos.

Aunque no se sabe con absoluta seguridad el origen de los tequeños, existen cuatro teorías al respecto.

Por un lado, se cree que provendrían de la actual capital del estado de Miranda, Los Teques, cuando esta ciudad se trataba aún de una pequeña aldea agrícola a las orillas del río San Pedro. No obstante, puesto que no se conoce una fecha concreta, los cronistas han hipotetizado que lo lógico sería que la creación de los tequeños surgiese entorno a los años 20, atribuyéndose este acontecimiento a Josefina Hernández de Oviedo, la mayor de las hermanas Báez, la que, aparentemente, habría traído al mundo la receta bajo el nombre «enroladitos de queso», que pasaría a denominarse tequeños en la década de los 60.

Dentro de estas teorías asociadas a Los Teques, existen otras especulaciones que dirigen la patente a la cocinera de una familia caraqueña de clase alta, que veraneaba por esa zona. Esto guarda congruencia, puesto que, debido a su buen clima, Los Teques siempre fue un destino vacacional bastante demandado por familias caraqueñas enriquecidas.


Dentro de las cocinas de este tipo de familias era posible costear ingredientes de alto valor, por lo que sería lógico la realización de esta receta que lleva masa hecha a mano.

Por supuesto, otras teorías apuntan hacia orígenes zulianos, de tal modo que la receta podría haber sido inventada a comienzos del siglo XX en Villa del Rosario por un italiano. ¿Por qué es factible esta visión? Por la extensa ganadería de la zona y la costumbre de comer frito.

Aunque, como última estimación, también se cree posible que todo viniese de los pastelitos del queso que se consumían en el barrio de Los Teques de Caracas durante el siglo XIX.

Como es posible determinar, todas las teorías son viables y aunque puede que nunca se llegue a conocer el origen real de la receta, lo que es seguro es que los tequeños son un trozo de cultura del país, hasta el punto de que es emblema histórico dentro de muchas ciudades.

Comer un bocadito de queso supondría en este sentido un tributo a todas las personas que han contribuido a lo largo de la historia a que la gastronomía de Venezuela crezca y sea parte fundamental del día a día.

Redacción ND58
Edición: Villasmil, Henry
Gráfica: Cortesía

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *